¿A qué le tiene miedo Góngora?

mauriciogon

Por Ileen Colín del Río

Su temor no es a que lo crean rico ni a que digan que nació en cuna de oro, por el contrario, su temor es a que lo vinculen con Tajamar o con la construcción del auditorio del bienestar y el enriquecimiento ilícito que benefició a un pequeño grupo que actualmente está en búsqueda de la permanencia en el poder. Por lo mismo, pareciera que Mauricio Góngora le tiene miedo a una discusión frontal ya que no ha asistido a los debates a los cuáles se le ha invitado, pues difícilmente podría refutar dichas acusaciones. 

A falta de argumentos sólidos que avalen su actual discurso, es obvio que aumente la guerra sucia, y a menos de 15 días de que terminen las campañas políticas vemos inundado el Facebook de videos en contra de su mayor contrincante: Carlos Joaquín, candidato por la coalición PAN-PRD.

La cuestión en juego es distraer al electorado de lo que importa: las propuestas y la trayectoria profesional de los participantes. Sobre todo se busca incidir en aquellos votantes indecisos que quieren cumplir con su derecho pero no cumplen con la obligación de informarse para emitir un voto razonado. Pero, ¿realmente sabemos discernir entre un mensaje difamatorio que busca manipular, y un mensaje real cuyo objetivo es informar?

La mayoría de las cifras que avalan al PRI están maquilladas, ya sea a través de encuestas o videos que dicen provenir de fuentes oficiales como son periódicas de renombre, o extraoficiales pero “contundentes” como vídeos de Anonymous. Si la propaganda orquestada por Joseph Goebbels pudo sostener un argumento sólido en contra de los judíos en la Segunda Guerra Mundial, ¿qué no podrían hacer estos principios por mantener al PRI en el poder seis años más?

Algunos de los principios que se vislumbran en la propaganda orquestada por el PRI, son:

1. Transposición: cargar sobre el adversario los propios errores o defectos. .

-En dónde se percibe esta estrategia: en los videos o discursos, en donde tratan de ligarlo nuevamente al PRI. El hartazgo hacia ese partido es tal que ellos mismos lo usan para contrarrestar la diferencia que Carlos Joaquín marcó al renunciar a sus 17 años de militancia debido a que el partido estatal está cooptado por un pequeño grupo y no se rigen por una vía democrática.

2. Principio de la silenciación: Acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.

-En dónde se percibe esta estrategia: faltando a los debates ciudadanos, extendiendo el tiempo para la organización del debate organizado por el IEQROO, generando videos difamatorios donde distraigan la discusión con base en propuestas de gobierno, medios de comunicación comprados con poca difusión a las propuestas de los adversarios, pero excesiva publicidad a las noticias negativas o difamatorias.

3. Principio de la unanimidad: Llegar a convencer a mucha gente de que piensa “como todo el mundo”, creando una falsa impresión de unanimidad.

-En dónde se percibe esta estrategia: En los últimos videos donde habla de la impunidad en Tajamar y la propuesta de Mauricio Góngora para tirar la Casa de Gobierno en Chetumal. Trata de ser disruptivo con el gobierno del actual gobernador Roberto Borge, para dar esperanza de un cambio al interior del partido.

Con un candidato tan limitado a la guerra sucia como es el caso del abanderado del PRI, su objetivo más claro es que la participación ciudadana se vuelva apática y así apalancar el logro de su partido con base en el abstencionismo para ganar por la vía de su militancia y el famoso voto clientelar. Mientras que con un candidato que sí tiene propuestas, y que busca espacios de discusión como es el caso de Carlos Joaquín, la victoria se daría en las urnas mediante una alta participación ciudadana en la contienda.

El temor de Mauricio Góngora y de su partido es que el 5 de junio no haya surtido efecto la guerra sucia. Estamos a menos de 15 días de ver quién logrará el triunfo en Quintana Roo: si los ciudadanos que evadieron la información ficticia y razonaron su decisión para llevarla a las urnas en aras de una alternancia, o aquellos mercenarios que viven de obtener algo elección tras elección.


Artículos Recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital