Adiós a los topless

Adiós a los topless

Recientemente la Suprema Corte de Justicia de la Nación, resolvió un Juicio de Amparo en favor de la modelo María Teresa Alessandri, en contra de la resolución que permitía el uso de las imágenes de la modelo en topless, es decir, exhibiendo el torso desnudo en una revista TVNOTAS editada por NOTMUSA.

El conflicto por el uso no autorizado de las imágenes explotadas con fines de lucro y sin autorización de la modelo, fue resuelto finalmente no desde el sentido literal o directo de la Ley Federal del Derecho de Autor, respecto de las Infracciones en Materia de Comercio por la explotación ilegal de las imágenes, de las cuales se tendrá además que indemnizar a la modelo de forma cuantiosa y descarga cualquier contenido material o digital que aún se distribuya; sino que, el más alto Tribunal de la Nación consideró no solo el daño moral, sino el derecho a la propia imagen, situación que sin duda hace más interesante la sentencia.

El ministro Zaldivar, señaló que las excepciones plasmadas en la legislación autoral, respecto del “libre” uso de derechos de autor, como son las fotografías, pueden publicarse sin generar regalías cuando se trata de personajes públicos en el ejercicio de su función, no así de una modelo y conductora en “topless”.

En este sentido, y luego de que nuestros excelsos legisladores federales tuvieran a bien modificar la centenaria Ley de Imprenta, para darle paso a una disfuncional legislación de derecho de réplica, desapareciendo el respeto a la vida privada, esta sentencia viene a enderezar las atrocidades cometidas en San Lázaro y a darnos nuevas esperanzas en el control de medios y sus publicaciones.

Con esta sentencia la Suprema Corte de Justicia de la Nación, por medio del ministro Zaldivar en la Primera Sala, reconoce que el derecho a la imagen es también un derecho material, y no solo intangible, con lo cual es susceptible de valor económico y de explotación comercial, y por lo tanto protegible y exigible en su reparación pecuniaria.

Este precedente, resulta histórico para la prensa mexicana porque es aplicable su contenido a cualquier uso comercial que los medios pretendan realizar de las imágenes de terceros cuando el contenido de dichas imágenes no sea de “interés público” y vulnere la esfera personal del individuo.

Así que, diversas revistas del corazón deberán decir “ADIÓS A LOS TOPLESS”, o solicitar la autorización expresa de la persona para su publicación y comercialización. Bien por la Suprema Corte!.

Para mayores informes contactanos en www.alhen.mx y twitter @Alhen_Abogados.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital