Adriana y Jacques Benchimol

coleccionables3

Sentados en su sala, acompañados por Jake y Luca, sus dos canes de largo pelaje y mucho amor, Adriana y Jacques Benchimol, dueños del aclamado salón de belleza Jadelle, nos reciben en su acogedora casa, para hablarnos sobre sus primeros días en Cancún y cómo esta ciudad los recibió con los brazos abiertos y se convirtió en el hogar de su familia y su negocio.

Adriana nació en la ciudad de México, pero siempre le encantó viajar. Por su parte Jacques nació en Marruecos, pero a la edad de 6 años y un año antes de la independencia de este país, se mudó a Canadá. También le gustaba viajar, y en uno de esos viajes, se conocieron y ahí empezó esta gran historia juntos.

Adriana: “Estaba regresando de un viaje de Brasil, venía con una amiga, estábamos en Acapulco y hablábamos de que yo me quería regresar a Brasil porque ahí dejé a un novio”.

Jacques: “Yo también estaba en Acapulco esos días y en Canadá también tenía a mi novia. Pero cuando conocí a Adriana supe que ella era la mujer de mis sueños; a la semana de regresar a Canadá, sentí que no tenía la misma conexión con mi novia como la tuve con ella y rompí la relación”.

coleccionables4

Cuando Jacques tomó la decisión le mandó una carta a Adriana y le dijo que extrañaba lo que tuvieron en esas vacaciones de Acapulco, le confesó que ya no estaba con su novia y Adriana le respondió que ella tampoco seguía con su novio, pues había sentido la misma conexión que él. Continuaron escribiéndose, pues en ese entonces no existía WhatsApp; era mucho más romántico.

Dos meses después se reencontraron, Jacquesk la invitó a Miami y pasaron unos días maravillosos que los unió aun más, poco después ella fue a Montreal de visita, durante la cual floreció el amor. “Cada vez que ella se iba, más quería estar a su lado”, confiesa Jacques mientras le besa la mano a su esposa.

Y así en 1980 la bonita pareja se casó. En ese entonces Jacques ya tenía el negocio que todos conocemos en Canadá, pero bajo el nombre de Jadige, una combinación de Jacques, Dimitri y George, los hijos que tuvo con su antigua esposa; el antecesor del ahora conocido Jadelle, que viene de la combinación de Jacques, Adriana y Shamell, su hija.

¿Por qué Cancún?

Jacques: “La razón principal de por qué nos salimos de allá, fue porque Canadá estaba pasando por  un momento un poco incierto. Digamos que Montreal es la ciudad más grande de la provincia de Quebec y Quebec, en esas fechas, decidió que ya no quería ser parte de Canadá, entonces adoptó un tipo de gobierno separatista y finalmente en 1995 lo lograron”.

Adriana: “En esos días el gobierno te decía que si todo ese tiempo has practicado tu profesión en inglés, mañana empezabas en francés. Entonces mucha gente se empezó a salir de la provincia y se iba a Toronto, Ottawa, donde no había este problema político”.

Le agradecemos a Cancún por permitirnos llevar una vida tranquila y tener un negocio que ha salido adelante, tenemos salud y nuestros hijos están creciendo en el paraíso, ¿Qué más podemos pedir?”.

Para ese entonces, la pareja ya tenía el salón de belleza bastante grande con 55 empleados. No era de esperarse que cada semana, el número de clientes bajara gradualmente, y fue que a Jacques se le ocurrió la grandiosa idea de probar suerte en México. Adriana no lo pensó ni dos veces, odiaba el frío y extrañaba su país.

Jacques: “Mi suegro, el papá de Adriana, nos recomendó cuatro ciudades en la república donde él veía mucho crecimiento y oportunidades para poner nuestro negocio: Cancún, Querétaro, Cuernavaca y León”.

Adriana: “A Jacques le gustó Cancún, así que al principio yo le decía que viniera solo, pues no quería que me echara la culpa si no nos iba tan bien como esperábamos. Pero muy en el fondo estaba emocionada, me encantaba Cancún”.

Al final la pareja se decidió por Cancún gracias al clima y la belleza, pero sobre todo, porque en Cancún había gente de todas partes, y para Jacques era mucho mas fácil llegar a un lugar donde habían muchos extranjeros, pues él se consideraba uno. No hablaba para nada el español, a diferencia de ahora, que hasta piropos y albures se sabe.

coleccionables1

Cuando llegaron, la pareja se topó con un Cancún diferente al de ahora. La Bonampak, donde se instalaron, era una calle estrecha, no había plazas. Pero eso no los detuvo, al contrario, era el lugar perfecto para empezar de nuevo.

jadelle, más que un negocio

Y así, tras acoplarse a un nuevo país y a un nuevo estilo de vida, en julio de 1997 la pareja levantó el local de Jadelle en la Bonampak, Calle Cereza, en un espacio de 60 metros cuadrados.

Jacques: “Esperamos dos meses hasta que construyeran el salón. Al principio sólo éramos Adriana, una empleada y yo. Lo sufrí un poco, pues después de haber tenido 50 ayudantes y mucho trabajo, estaba empezando de cero, en otro país fuera de casa, con gente desconocida”.

Y fue sólo por el apoyo y tenacidad de su esposa, que Jacques pudo continuar, pues muchas veces quiso regresar a Canadá.

Adriana: “Cancún es un lugar muy raro, o te acepta o te rechaza, dicen por ahí. Afortunadamente a nosotros nos fue bien, porque Cancún empezaba a necesitar un lugar como el nuestro, en el que haya formalidad, orden y citas. El estilismo era muy informal en la ciudad en ese entonces”.

Toda la socialité de Cancún escuchó de este nuevo lugar con servicio personalizado, especializado y con paquetes todo incluido (estética, boutique, faciales, novias y cafetería gourmet). Muchas señoras, esposas de hoteleros, restauranteros, empresarios, ejecutivos, vinieron a probar y muchos se quedaron. Ana Mari Irabién, Leila y Mimí Constandse, la esposa de Rafael Lara, los hermanos Álvarez Cantarell, en fin, toda una lista de clientes que confiaron en el trabajo de Jacques y Adriana.

Varias fueron las aventuras que esta pareja vivió con este lugar. Una de ellas sucedió cuando llegó el huracán Wilma. El salón se quedó cerrado dos semanas porque la Bonampak fue de las últimas calles en las que regresó la luz. Al final, el huracán sólo les dio la oportunidad de remodelar, pues no sufrieron grandes pérdidas, al contrario, ganaron más ganas de trabajar y hacer las cosas bien.

¿Qué es lo que más les gusta de Jadelle?

coleccionables2

Jacques: “Pues a mí lo que más me gusta es hacer sentir bien a las personas, sacarles su belleza natural. Y digo personas, porque no sólo tenemos clientes mujeres, el 25% son caballeros. Es un sentimiento muy padre cuando ves a la gente contenta con tu trabajo y eso es lo más importante, por que más qué clientes, son amigos”.

Adriana: “Lo que más me gusta a mi, es conocer a la gente. Yo me encargo del área de imagen en el salón; o sea, me dedico a encontrar la imagen perfecta de cada persona, conociéndola y aplicando herramientas de estudio de colores y cursos de maquillaje que he tomado y me encanta dar”.

Una familia admirale

Durante muchos años el negocio iba viento en popa, pero algo les faltaba, algo que no tenía nada que ver con el negocio. Querían una familia. La pareja intentó tener hijos pero no podían; hicieron todos los intentos del mundo y simplemente no sucedía. Jacques en ese entonces tenía un amigo canadiense con un hermano en Rumania que estaba involucrado con las adopciones. Y fue así que decidieron adoptar dos hermosos niños, que ahora ya son todos unos adultos, Shamell y Robert. Junto a ellos, la familia Benchimol se ha caracterizado por ser altruista y participar en un sin fin de actividades que los posiciona como una familia unida, querida y con un gran corazón para compartir.

Jacques: “Sí, siempre apoyamos, nosotros hicimos el desfile de modas del The Hotel Ritz Carlton Cancún por muchos años. Nos levantábamos a las 4:00am para peinar y maquillar a 35 modelos a las 5:00am que tenían que estar listos para un desayuno en una casa hogar. Nunca represento una molestia para nosotros, al contrario, era una forma de devolver lo que la vida nos dio”.

Adriana: “La verdad es que estoy muy agradecida con la vida y con Cancún por todas las oportunidades que nos dio, es lo máximo, todos los días le doy gracias a Dios por habernos decidido por esta ciudad y no otra”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital