AMLO y Anaya: Semejanza y diferencia

amlo y anaya semejanza y diferencia

Finalmente han construido una mayoría los consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE): a partir de septiembre, los dirigentes nacionales de los partidos políticos no pueden aparecer en los spots de su partido si aspiran a un cargo de elección popular, hasta que los tiempos de propaganda se los permitan.

Una interpretación de botepronto es que el INE está poniendo un alto a Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya. La otra es que, en realidad, el INE ha avalado las millones de veces que aparecieron en radio y televisión, se los seguirá permitiendo un par de meses más y sólo se los prohibirá unas cuantas semanas (en caso de que Anaya termine siendo candidato del PAN a la Presidencia o a lo que sea) hasta que arranquen oficialmente las precampañas. Y que encima de todo, ese criterio les permitiría volverlo a hacer.

De acuerdo con cifras oficiales del INE, en los últimos tres años Andrés Manuel López Obrador ha aparecido en 2.1 millones de spots en radio y televisión. Tuvo mil 900 anuncios al día. Curioso que mientras eso suceda, y goce de una amplia cobertura en los medios de comunicación tradicionales, siga con el cuento del “cerco informativo” novedosamente rematado ahora por el “benditas redes sociales”, como si se tratara de un líder opositor censurado cuyo mensaje tiene que llegar casi clandestinamente a las masas.

Por su parte, en los últimos tres años, Ricardo Anaya apareció 1.4 millones de veces en los spots de radio y tv asignados al PAN. Mil 278 veces diarias. 

Ambos usaron los spots de su partido para la promoción de sus aspiraciones personales. Esa es una obvia semejanza. El resultado que tuvieron para ellos esos spots es lo que los diferencia.

Andrés Manuel López Obrador está posicionado en las encuestas como el adversario a vencer en la elección presidencial del 2018. Y a diferencia de las dos ocasiones anteriores en que buscó la candidatura a Los Pinos, no tiene competencia dentro de su partido y no hay duda de que él será el candidato.

Ricardo Anaya no tiene esas certezas. Se ha vuelto más conocido, sin duda; ha afianzado su posición dentro del PAN, ni qué se diga; pero en las encuestas no es el más destacado de su partido ni sus íntimos se atreven a decir que tienen en la bolsa la candidatura panista. Y esto, a pesar de la millonada de spots, de que la realidad política favorece su discurso y de que ha tenido desempeños extraordinarios en los debates contra sus rivales del PRI (de recuerdo especial en el que enfrentó a Manlio Fabio Beltrones, convocado por Joaquín López-Dóriga en Televisa). Estos argumentos los esgrimen sus adversarios internos.

López Obrador y Anaya. Una semejanza y una diferencia. Ambas con un peso propio de cara al 2018.

SACIAMORBOS

Mayo, el mes con más homicidios en la historia de las estadísticas de violencia en México. Sigue la realidad sacudiendo como terremoto a Bucareli.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital