AMLO, el inevitable

amlo, el inevitable

 

El dirigente nacional de Morena y aspirante presidencial por tercera vez, Andrés Manuel López Obrador, juega con la idea de que no hay modo de evitar que él sea el próximo presidente de México.

Su estrategia ha sido exitosa. La idea se disemina en distintos sectores que la incorporan a su conversación, a sus pronósticos, a sus análisis.

Andrés Manuel, el inevitable.

El vaticinio tiene una argumentación y, como si se tratara de una fábula aleccionadora, cierra con una moraleja.

La argumentación es que López Obrador es el único capaz de enarbolar con legitimidad el discurso anticorrupción, que ha logrado permear la percepción de que todos los políticos son igual de sucios a excepción de él, que él es la única oposición real al repudiado régimen del presidente Peña Nieto, que sólo él significa el cambio real que necesita México para dar el anhelado salto hacia adelante y que él es el representante en México de la ola antisistema que está ganando elecciones en todo el mundo.

La narrativa hace escala en cómo antes desdeñaba a priistas y panistas, y ahora los invita. En que solía insultar al presidente y ahora pide que se le respalde. En que por años se mostró anti-Estados Unidos y ahora hace giras en suelo americano para defender la relación bilateral. En que clamaba fraude por anticipado y ya no, porque el INE lo trata con pinzas. En que prometía perseguir a los grandes empresarios y ahora presume que tiene vasos comunicantes con ellos. En que su sed de venganza se volvió oferta de amnistía. En que si en el pasado dividía, ahora suma.

Y entonces, para quienes siempre estuvieron en su contra, la moraleja es que más vale ir adaptándose, acomodándose: descubrir sus virtudes, aquilatar cualquier asomo de moderación en sus actitudes y declaraciones públicas, recordar que en el gobierno del DF no hizo ninguna locura, que ya no es aquel peligroso radical de izquierda que logró atemorizar a muchos en su primer intento por llegar a Los Pinos en el 2006, que ha madurado, que se ha serenado, que ha aprendido, que muestra características de hombre de Estado.

Si se sigue el registro de sus actividades públicas, Andrés Manuel tiene para todos: un día es moderado y otro radical, un día se lanza con todo y al siguiente levanta la bandera de la responsabilidad. Para los que lo quieren ver radical, hay. Para los que lo quieren ver moderado, tiene. Primero los Pobres y Primero los Forbes, como recogió con humor el histórico líder socialista/comunista mexicano, Joel Ortega Juárez.

Y en este tránsito veloz de una esquina a otra, que no es la primera vez que recorre el tabasqueño, una pregunta prevalece: ¿cuál es el verdadero Andrés Manuel?

La incertidumbre ha sido siempre su peor enemiga. Quizá por ello, en medio de tanta duda, busca que permee una certeza: soy inevitable.

SACIAMORBOS

La cosa es que aguante año y medio.

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital