Aplica tus sombras de ojos como una experta

aplica tus sombras de ojos como una experta

¡Olvídate de cometer errores a la hora de maquillarte! Si hay algo que siempre será un reto para experimentar serán los looks de belleza, y más que nada con las sombras de colores.

Ya sea que prefieras un look neutro en tonos cafés y dorados o prefieras un smokey eye de impacto para conquistar en una noche de fiesta con tus amigas, existen principios fundamentales que debes conocer.

Toma nota de los básicos de las sombras de ojos y prepárate para presumir una mirada increíble.

1. Conoce la forma de tus ojos

Cuando se trata de ojos, no existen dos pares que tengan la misma forma. Este es el primer paso para entender cómo se verá la sombra en tus párpados.

2. Conoce los términos

Para hacer la aplicación más fácil, conoce los términos básicos. Así sabrás donde aplicar los distintos tonos.

Guíate con esta imagen, pues si eres fanática de los tutoriales de Youtube, la mayoría de las gurus usarán estos términos para enseñarte a aplicar los colores.aplica tus sombras de ojos como una experta

3. La forma de la brocha sí importa

Si hay un tipo de brochas que debes conocer, esas son las de ojos. Hay muchos tamaños y variaciones, pero aquí te presentamos las principales cuatro (de izquierda a derecha).aplica tus sombras de ojos como una experta2

– Estándar: Es redonda y esponjosa, es la clásica que seguro ubicas. Funciona para aplicar el pigmento.

– Difuminadora: Es tu mejor amiga, funciona para darle al color ese acabado degradado, sin líneas demasiado duras.

– Lápiz: Esta brocha se usa para concentrar los tonos más oscuros en tu cuenca y V exterior, para difuminar el delineador y aplicar el iluminador.

– Con ángulo: Son perfectas para aplicar sombras en crema como delineador.

Con ayuda de estas cuatro herramientas estarás en un excelente camino para dominar las sombras. Eso sí, cuida de ellas lavándolas cada 15 días.

4. Usa un primer

El secreto para que tus sombras se mantengan en su lugar todo el día está en utilizar una pre base o primer antes de aplicarlas. Este producto ayuda a suavizar la superficie donde caerá el color.

Asimismo, ayudará a disimular cualquier decoloración que puedas tener en la piel de los párpados.

¿Se te olvido el producto? Una alternativa (mucho más económica) a las pre bases son las sombras en crema o en lápiz. Busca un tono parecido al de tu piel y úsalo antes de empezar a colocar el color.

5. Juega con los acabados y texturas

Este principio puede resultar de lo más divertido, pues mientras más pruebas… ¡más looks puedes crear!

Las sombras en polvo suelto – o pigmentos- tienen una consistencia mucho más seca y tienden a causar efectos brillantes. Sácales provecho aplicando con una brocha para looks más dramáticos.

Las sombras en polvo comprimido son las más populares, las encuentras en las paletas de maquillaje. Tienen un sinfín de acabados: mate, brillante y satinado. Para aplicarlas puedes usar una brocha o tus dedos.

Por último, las sombras en crema pueden estar en tarros, lápices o tubos como de pasta de dientes. Son las más versátiles y ofrecen un acabado muy natural. ¿Lo mejor? Puedes aplicarlas on- the- go, pues se difuminan muy fácilmente.

6. Diviértete con el color

No temas experimentar con distintos looks, al fin y al cabo lo peor que puede pasar es que tengas que desmaquillarte y ¡borrón y cuenta nueva!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital