Bain & Co. y los pataleos del SUTERM

dario plantilla

 

La razón detrás de la oposición del Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (SUTERM) al proyecto de transformación y consolidación de la separación legal de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), es su resistencia al plan de reducción de costos que se impulsa.

Hace unas tres semanas le referíamos de una circular que el líder de ese gremio, Víctor Fuentes, envió a todas las secciones en la que ordena a la base de trabajadores sindicalizados de la CFE no proporcionar información ni ningún apoyo a la consultora internacional Bain & Co.

De acuerdo con Fuentes, la consultora no ha avanzado casi nada para los 800 millones de pesos que está cobrando. “Existen pruebas de que lo único que han realizado es consolidar las ideas del personal de la CFE y las presentan como suyas”, se lee en una parte de la misiva.

Lo que no se dice es que esta reingeniería va significar el recorte de trabajadores improductivos y redundantes y el incremento de la eficiencia y productividad del personal. La meta en materia de costos operativos distintos a los energéticos es un recorte de 22 mil millones de pesos, 20% de la base para 2021.

Para lograrlo va ser necesario la reconfiguración de la Dirección Corporativa de Proyectos de Inversión para transformarla una unidad de negocios rentable, el aumento de la productividad en las centrales de generación, trabajos de operación y mantenimiento de redes y actividades administrativas.

Como parte de este plan, también se busca cancelar las plazas no sustantivas que queden vacantes como resultado de las jubilaciones. Hasta el momento el acompañamiento de Bain & Company y otros asesores externos para la transformación de la CFE ha sido clave.

Empresas de energía en otros países del mundo han requerido entre tres y cuatro años para ejecutar una separación legal similar a la de la empresa productiva del Estado que hoy dirige Jaime Hernández, a diferencia del año establecido como plazo para la separación de nuestro caso.

Para el 2017 el trabajo conjunto de CFE y sus asesores ha permitido ahorrar cerca de cuatro mil millones de pesos anuales, gracias a la identificación de áreas puntuales de eficiencia que están implementadas y monitoreadas de manera periódica por el equipo directivo de la empresa.

La asesoría de Bain, que preside aquí Eduardo Hütt, ha incluido temas de estrategia comercial, organización, gestión del cambio, financiera y contable. Hasta el momento se ha cumplido en temas como desarrollo y elaboración de los Planes de Negocios 2015, 2016, 2017.

Estos definen la estrategia, las iniciativas clave procesos de procura de insumos no estratégicos, la consolidación de categorías de compra de insumos estratégicos para la red eléctrica, la racionalización de personal y la hoja de ruta de la trasformación de la CFE ante la Reforma Energética.

También en la definición y puesta en marcha de un programa de productividad y control de costos, que impulsa la capacidad de generación de flujo de las empresas de CFE. Asimismo, en la separación de subsidiarias y nuevo modelo operativo.

Igualmente en el diseño de un nuevo modelo operativo, respetando los términos de la separación legal, que permitirá a la CFE operar y competir de manera efectiva dentro del nuevo contexto. En la preparación, ejecución y conclusión de la separación de la CFE en sus EPS, EF y su nuevo Corporativo.

El cambio estructural de la CFE conlleva a su vez el reto de continuar la efectiva prestación del servicio a más de 41 millones clientes sin distraer capital humano de las labores sustantivas, sin trastocar la implementación de la Reforma Energética y las subastas del mercado eléctrico mayorista.

BOLSA DE NEME

Arrancó el proceso por la sucesión en la gubernatura de Tabasco. El PRI, que lleva Enrique Ochoa, cuenta con varios aspirantes a contender para relevar al perredista Arturo Núñez. Morena. Sin embargo hay uno que destaca por ser funcionario federal y llamar la atención por lo desaseado en su manejo como tal desde el primer día del gobierno de Enrique Peña Nieto. Se trata de Benito Neme, el director de Caminos y Puentes Federales (Capufe). Se dice que los irregulares procesos licitatorios que terminaron en adjudicaciones a modo, tenían como fin engrosar la bolsa. El último caso fue el de la modernización de la autopista México-Irapuato que ganó la dupla Prosis-Actica. Tan solo para este contrato se llegó a pedir 300 millones de pesos. Es decir, casi el 30% del valor total. De ese tamaño.

MIEDO AL PEJE

Las reiteradas amenazas de Andrés Manuel López Obrador de cancelar la construcción del nuevo Aeropuerto Internacional de la CDMX de llegar a la Presidencia, es un tema que preocupa mucho en Los Pinos. En el equipo de Enrique Peña se barajan varias opciones para blindar este megaproyecto y evitar que se revierta todo el camino andado. Un punto crítico es el financiamiento internacional por siete mil millones de dólares, vía crédito bancario y deuda. Las opciones van desde privatizar al llamado Grupo Aeroportuario CDMX hasta transferir el control al gobierno del Estado de México que encabeza Alfredo del Mazo Maza. El quid, se dice, es sacarlo del ámbito federal para neutralizar al tabasqueño si es que gana la grande.

 

Email:[email protected]


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital