La camisa ideal

La camisa ideal

Dionisio Cozzi & Gerard Rivero

Hay una camisa para cada tipo de cuerpo. Los pequeños detalles son los que hacen de ella una prenda perfecta para cada ocasión. Los cortes más comunes:

Extra slim fit

También llamado Milano, es un estilo muy ajustado al cuerpo. Es ideal para hombres muy delgados o que tienen mínima grasa corporal.

Slim fit

Se le denomina Regent y se caracteriza por tener un corte distinto a la cintura y en las mangas, para brindar una forma más atlética.

Regular fit

Se le conoce como Madison, en referencia a su tienda y por ser el más popular. Su estructura es natural con espacio en el pecho y las mangas.

Traditional fit

Esta opción siempre la recomendamos para los que necesitan mayor movilidad durante el día, debido al amplio espacio que ofrece en cada una de sus secciones.

Para dar con el cuello adecuado, primero hay que observar la distancia que existe entre ambas puntas del mismo. Este aspecto determina que los cuellos se dividan, grosso modo, en tres grandes grupos:

Cuello inglés: Un modelo tradicional y discreto. Ideal para hombres de cuello largo. La distancia que hay entre sus puntas es suficientemente amplia como para usar la camisa con nudos gruesos y corbatas anchas.

Cuello italiano: Se distingue con facilidad porque sus puntas son más anchas y abiertas que las demás, de manera que dejan totalmente al descubierto el nudo de la corbata, por lo que requiere llevarse con nudos anchos, ya sean tubulares o cuadrados. El estilo italiano favorece prácticamente a cualquiera, pero se recomienda de manera especial para las personas de cuello ancho.

Cuello americano: También conocido como tab collar, se caracteriza por una banda que se abotona a ambas puntas y las mantiene en su lugar, lo cual también hace resaltar el nudo. Esta camisa nunca se debe llevar sin corbata, y su mayor desventaja es que puede resultar algo incómoda.

Las buenas camisas no escatiman en material, de manera que son lo suficientemente largas para que nunca sobresalga del pantalón, ni por delante y mucho menos por detrás. Un indicador de calidad son las camisas con ‘faldón’, cuya parte trasera es más larga. Esto garantiza que permanezca en su lugar con cualquier movimiento, incluso al agacharse. Finalmente podemos decir que los botones en las camisas finas siempre son de nácar.

Si quieres descubrir más del universo del buen vestir masculino, síguenos por instagram en garbo.styling.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital