CIUDADANA OCTUBRE

CIUDADANA OCTUBRE

Por Ana Hernández

El Arqui

Mi querido Marcos Constandse Jr. cumplió años hace unas semanas, motivo por el que convocó a sus amigos más cercanos a una cena por demás esplendida. Fue una de esas noches históricas donde celebramos hasta el amanecer ¿Cómo no ser puntual a mi invitación favorita del año?

En ocasiones, he llegado a pensar, que si The great Gatsby fuera un personaje de la vida real, seguramente anhelaría tener las fiestas y los viajes del Arqui  como de cariño nos referimos a Marcos, y si yo tuviera el talento de F. Scott Fitzgerald me inspiraría en su vida para escribir la más grande historia de este siglo. En mi best seller, incluiría los fines de año en Port de Gustavia, la marina de St. Barths. Los amaneceres en el VIP Room de St. Tropez, las cenas en Mónaco, los vuelos en helicóptero desde Niza. Obviamente Dudu sería un personaje antagónico, consideraría mencionar el vino rosado que tanto disfruta y cientos de botellas frías del mejor champagne.

Pero, sobre todo, mencionaría que el Arqui es rico, infinitamente rico en el cariño, respeto y admiración que sus amigos le tenemos, y que sin duda alguna, es lo que a mis ojos lo hace un hombre excepcional. Su disciplina es un ejemplo a seguir. Nunca claudica ante un objetivo personal.

Él, mi amigo, es uno de los pocos mexicanos a quien los dedos de las manos no le alcanzan para sumar la gente que lo aprecia y que le es leal.

Hoy, aquí, dejo mi confesión escrita de que Jenny Lavalle y yo, AMAMOS ser sus favoritas, sus consentidas, las mujeres que tenemos el honor de sentarnos a su lado, con quienes brinda, y quienes siempre estaremos al pendiente de su sonrisa.

¡Eres grande Arqui!

GRAN VIA

¿Qué tal el mojo con el que te sientes al portar un buen par de tacones? Auguro que te sientes invencible y poderosa, como todas las mujeres que amamos los zapatos de  marcas de lujo ¿Cuáles son los que te han acompañado en los momentos más importantes de tu vida?

En mi columna que se sube los martes a www.cancunissimo.com hace unas semanas publiqué una diatriba contra los tacones.

Si a mi me preguntas cual es mi definición de paraíso, seguramente describo un lugar similar a las tiendas Gran Vía, auguro que identificas perfecto la que está ubicada en La Isla Shopping Village, donde las mujeres y los hombres amamos adquirir zapatos de marcas como Manolo Blahnik, Jimmy Choo, Yves Saint Laurent, Christian Louboutin, Dolce & Gabbana, Valentino, Givenchy, Prada, Pura López, Casadei, Chanel, Carolina Herrera, Gucci, Stuart Weitzman y varias más.

Y es que a mi, como a Carrie Bradshow el personaje de Sarah Jessica Parker en Sex and the City me gusta invertir mi dinero, donde lo veo: en el closet.

P.D. 1

No sé que me da más envidia, si el vestido de David Salomón que estrenó Maricarmen Pompei en Paris Fashion Week o su encuentro con Karl Lagerfeld.

P.D.2

En una de las primeras páginas de la tesis del Arqui está publicado “El maestro en el arte de la vida” mi texto budista zen preferido, y nada mejor lo describiría a él mismo:

“El Maestro en el Arte de la vida

apenas distingue entre

sus obligaciones y sus aficiones,

su trabajo y su ocio,

su mente y su cuerpo,

su educación y su recreo,

su amor y su religión.

Él simplemente persigue su visión de la excelencia

en todo aquello que hace,

dejando a los demás que decidan

si está trabajando o jugando.

Para él, siempre está haciendo ambas cosas”.

P.D.3

¡Este mes cumplo 40 años! Por 2da vez en mi vida festejaré sin disfraz. La primera ocasión en que deserté del Halloween fue en mis Quince.


Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital