Comer por presión social

Comer por presión social

Típico que estás cumpliendo con tu alimentación saludable, comienzas a ver los resultados, pero de repente te das cuenta que viene un cumpleaños, una boda, un bautizo, el pan de muerto y el ‘maratón Guadalupe-Reyes’ está a la vuelta de la esquina. Los eventos sociales pueden autosabotear nuestros intentos por bajar de peso; y es que vivimos en un país donde la mayoría de los festejos están relacionados con la comida; piénsenlo, hasta el águila de nuestra bandera está comiendo.

El peor error que puedes cometer es dejar de lado tu vida social porque estás a dieta, ya que para que un cambio de hábitos sea permanente necesitas adoptarlo como un estilo de vida y no se trata de volvernos ermitaños y no salir jamás por no saber cómo decir amablemente ‘No, gracias’.

Primero debes comprender que cada persona juega un rol en la sociedad y al cambiar nuestro estilo de vida por uno más saludable probablemente las personas a tu alrededor se sientan incómodas porque no estás comiendo o tomando a la par; el peor error que puedes cometer en una reunión o evento social es decir que estas a dieta.

LA ESTRATEGIA

Hay muchas estrategias que puedes utilizar para no sentir incomodidad en un evento social; primero te recomiendo comer algo antes de ir al evento, pues tendemos a no comer como para ir haciéndole espacio al gran festín, pero si comemos algo antes vamos a poder tomar mejores decisiones cuando llegue la hora de la reunión. Lleva algún snack de emergencia como una fruta, nueces o almendras, ya que más vale prevenir, y si te das cuenta que no hay nada que puedas comer, puedes tener mayor tranquilidad si ya comiste algo previo y cargas con algo saludable para comer.

Aprende el fino arte de decir ‘No, gracias’ de forma asertiva. Probablemente al principio puedas aceptar lo que te están ofreciendo y comer lo que sí puedes y dejar o incluso ofrecerle a otra persona lo que no está en tu plan de alimentación; si te da mucha pena dejaré que digas una pequeña mentira piadosa, como decir que estás enfermo del estómago, y conforme vayas tomando mayor confianza en estos eventos aprenderás a decir ‘No, gracias’, ‘No me gusta’ o ‘Ya comí algo antes’. Lo que sea que vayas a comer procura acompañarlo de alguna ensalada, afortunadamente en la mayoría de las reuniones ya hay opciones saludables o no falta quien esté a dieta y haya llevado ensalada (esa persona podrías ser tú); si llevas ensalada para todos te vas a sorprender cómo muchas personas van a probarla, porque a como está la situación en el país en cuestión de obesidad créeme que cada vez hay más personas conscientes y se servirán una porción; al menos para combatir el remordimiento de lo que se van a comer.

EVITA LA CULPA

Si la tentación fue muy fuerte y de plano terminaste comiendo todo lo que te pusieron enfrente, deja de lado la culpa, pues eso genera estrés, y está comprobado que engorda; lo mejor que puedes hacer es retomar tu alimentación saludable en tu siguiente comida como si nada hubiera pasado y listo; con el tiempo vas a lograr disfrutar estos eventos sin sentir la presión social de comer para sentirte parte del grupo.

Recuerda que:

Una mala comida no te hará engordar, ¡igual que una sola comida saludable tampoco te hará adelgazar!

 

[email protected]


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital