Daniel Gallo: Entre malabares, cuerdas e historias

daniel gallo entre malabares, cuerdas e historias 2

Daniel nos comparte las experiencias generadas por más de 25 años de labor en la narración oral, en la actuación y en el baile

Presenciar un espectáculo desde la voz de Daniel Adrián Gutiérrez Sánchez, mejor conocido como ‘Daniel Gallo’, es siempre un placer para chicos y grandes; no hay quien se resista a empatizar con las historias que en ocasiones acompaña con instrumentos musicales. Es así como aborda temas como la situación ambiental, el rescate de nuestras  raíces y la alegría por la vida.

“Los payasos te hacen reír, llorar o cuestionarte cosas. Son como bebés, torpes al caminar o al moverse”

FAMILIA

daniel gallo entre malabares, cuerdas e historias 4Desde pequeño sintió gran atracción por las actividades artísticas. “Mi papá es biólogo y mi mamá profesora. Ella tenía una guardería, y como fui el más pequeño, me gustaba participar en los festivales y bailables de los niños. En mi familia siempre fuimos muy curiosos y bailadores. No tuvimos una educación tradicional. Cómicos como Tin tan, Resortes y todos aquellos grandes de la época del Cine de Oro Mexicano, nos divertían mucho, y cuando nos sentábamos a la mesa, los imitábamos repitiendo diálogos de las películas e incluso, nos encantaba disfrazarnos. Supe aglutinar todas esas vivencias y les he sacado jugo, lo cual agradezco, porque mis papás me pasaron toda su sabiduría, educación, valores, gustos por la comida, por hacer amigos, por la música y por viajar”, rememora.

PRIMERA OPORTUNIDAD

“La novia de uno de mis hermanos me invitó a bailar en la escuela de Ema Pulido, y ahí se disparó todo. Tomé clases de tap y de valet. Participé en algunas obras como bailarín y en otras con pequeños diálogos, por lo que decidí tomar clases de actuación. Fue en esa época cuando el actor Ricardo Dalmacci, que en ese momento pocos lo conocían, hizo ‘Amores perros’ y me invitó a tomar clases con él. Participé en algunos cortometrajes y obras teatrales, comenzando así una vida vertiginosa entre la universidad, la danza y el teatro”.

PROFESIONISTA

Soy diseñador gráfico con diplomados en mercadotecnia e ilustración, pero me pareció que en el mundo de las ideas no era remunerado mi trabajo como se debía. Poco a poco me fue encantando más el formato del teatro, de los bailarines e iluminación. Era más interesante.

Daniel llega a Cancún hace 21 años, justo cuando Germán Wall estaba inaugurando El Forito. “Nos hicimos muy amigos. Ahí presenté con Magdalena Hidalgo, ‘La flor amenazada’, y con Leonardo Costa, como 30 pastorelas”.daniel gallo entre malabares, cuerdas e historias

Aunque en ese entonces el tema del medio ambiente no era tan fuerte, su deseo de hacer algo por la comunidad le motivaba, por lo que presentó una trilogía teatral sobre cómo nos relacionamos con la naturaleza. “La primera parte se llama Humanos, insectos invasores, sólo con expresión corporal; la segunda, Humanos, hadas aladas, mostrando cómo los animales devuelven la riqueza a la naturaleza, con su trabajo y existencia; y la tercera, Wayeb  (‘Fuego nuevo’, en maya), sobre cómo el hombre debe de entender el vivir relacionado con el medio ambiente. Con esto hice giras por Quintana Roo y por otros lugares de México.

Con esta última parte de la trilogía me di cuenta que la gente estaba interesada en temas ecológicos y descubrí que cualquier lugar podía ser acondicionado para contarlo, por lo que empecé a invadir restaurantes, como El Mesón del Vecindario, en donde presenté un monólogo y una obra de teatro incluyendo duetos, tríos y cuartetos, con lo que abrimos un espacio carente en la ciudad. Cuesta mucho trabajo llevar a la gente al teatro, por lo que decidí crear un pequeño espectáculo donde había un telón, personajes, música, y un hombre que contara  historias. Eso lo aprendí de mi abuelo. Por años nos contaba las mismas historias pero de diferentes maneras, y nos reíamos, llorábamos o nos espantábamos. Pero siempre alrededor de la mesa y eso extraje para el cuentero. Poco a poco la gente me fue conociendo, y fui descubriendo los temas que me gustaban y escribí mis propias historias”.

EUROPA

“Participando en el Festival Palabras al Viento, en Celaya, Guanajuato, corrí con la suerte de conocer a una mujer polaca que me dijo que le gustaría llevar mi trabajo a su país. Y así fue. Ella forma parte de un proyecto llamado The Egg, en Bélgica. Es un grupo de personas talentosas que tratan de enseñar cosas al mundo. Fuimos invitados varios cuenteros de México mostrándoles otra forma de contar hdaniel gallo entre malabares, cuerdas e historias 3istorias. Soy actor, cuentero, pero también soy payaso. Tengo una formación diferente. He tomado clases particulares; he tenido formación con cuatro payasos, tres del Circo del Sol, y uno mexicano, y eso llamó también la atención: un cuentero que hace malabares y además canta”, comentó.

Otro año me invitaron para montarles un taller. Me dio un gusto tremendo poder lleva mi trabajo al otro lado del mundo, porque luego de los talleres daba una función. Llevé mi espectáculo de payaso ‘Jaleo, jugar o comer’. Con ese, hice una temporada que me fue muy bien aquí, en el Teatro 8 de octubre.

Necesitamos saber qué es lo que la ciudad requiere, qué quiere ver, pero sin darle cosas que baje su intelecto, sino que lo eleve. A través del teatro se puede sensibilizar y difundir temas
relevantes.

LO QUE VIENE

En el Día Internacional del Teatro tuve la oportunidad de subir al escenario a Zazá, un payaso que no habla pero canta; no utiliza nariz, tiene mucho de mimo, pero un comportamiento más libre. Es un espectáculo interactivo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital