En sus…marcas

hugo

 

Como si se tratara de una carrera de caballos se comienzan a placear y a hacer el clásico paseíllo para mostrar su galope, su alto de cruz y fuerza de ancas los diversos candidatos que poco a poco se perfilan para la elección presidencial de 2018, en unas condiciones de incredulidad y falta de confianza sin precedentes en la historia de este mal-encauzado país.

En efecto, todo comenzó hace ya casi dos décadas con el émulo de Cárdenas en una carrera de fondo, que más bien es de forma, -de vida- y que se pretende transformar en el candidato eterno, y por obvias razones, en el constante mesías del fraude electorero. Claro está, que me refiero a Andrés Manuel López Obrador, quien se encuentra fortalecido con MORENA y sus seguidores, los que se caracterizan por votar a ciegas hacia un partido que acumula desechos y mal-hechos de otros partidos, con lo que ese instituto se conforma de un collage de ideologías mal enredadas y poco entendidas para muchos.

Por otro lado, Margarita Zavala encabeza la lista de los independientes expulsados de sus propios partidos, no por ser mala candidata, pero siendo el PAN, seguramente es por razón de género, con lo cual, nuevamente el partido como vehículo de principios y postulados democráticos para la obtención del poder pierde sentido.

Sin embargo, en un hecho histórico, el partido en el gobierno acaba de soltar el humo blanco en un cuadro político que ha servido a todos los amos, a todas las ideologías, del cual se conoce que fue operador de la derecha panista pero también de su archirrival actualmente, con lo que las escuelas de cuadros y de formación de valores políticos tan presumida en los rojiblancos, se encuentra totalmente diluida, dado que han optado por buscar un gallo de fuera, porque según parece a los de casa les faltaron espolones.

En los demás partidos, la cosa se define en la compra del espacio al líder en turno, excepto aquellos partidos franquicia, como Verde y Panal, en los que se funciona más como una sociedad de responsabilidad limitada en la toma de decisiones e ilimitada en gastos.

Es así que, en estos días, las marcas a seguir serán las personas físicas y no los emblemas de los partidos políticos, personalizándose o ciudadanizándose por vez primera las elecciones de este país. Así que, veremos al Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial muy activo en estos días registrando marcas MARGARITA, AMLO, MEADE y las que vayan surgiendo.

Sin embargo, también es cierto que México forma parte del escueto circulo de países non-gratos para la protección de la propiedad intelectual, en el que 9 de cada 10 ciudadanos consumen falsificaciones y piratería, por lo que además de la alteración y modificación de obras musicales para alabar a los distintos candidatos, seguramente seremos testigos de piratería política…

 

Para mayores informes consulte en www.alhen.mx y Twitter @Alhen_Abogados

 

 

 


Artículos Recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital