Estocada a la BMV

estocada a la bmv

 

Dos golpes le acaban de asestar a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV): la patada que les dio el Chicago Mercantile Exchange (CME) y la renuncia a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) del que hasta hace unos días era vicepresidente de Supervisión Bursátil.

Los dos son igual de dolorosos, los dos merman su viabilidad como negocio y los dos se atribuyen a la poca visión y eficacia que han mostrado Jaime Ruiz Sacristán y José Oriol Bosch, presidente y director, respectivamente. En BIVA, la nueva bolsa que está por arrancar, ya se pueden anotar estas dos victorias.

¿Porqué es BIVA, la Bolsa Institucional de Valores que impulsa Santiago Urquiza, la beneficiaria de estos últimos dos traspiés de la BMV? Por la simple razón de que la primera sigue ganando adeptos y se robustece mientras la otra se debilita y hunde en la arrogancia de sus dirigentes.

El rompimiento con el CME es en buena medida consecuencia de que Bosch corriera a Jorge Alegría en 2015. Este era el director del Mercado Mexicano de Derivados (MexDer) y reapareció menos de un año después de que lo cesaran ni más ni menos que como representante aquí del propio CME.

A partir de allí la relación con el CME no fue buena. Alegría se vengó y fue minando a la BMV. Le quitó todo el negocio a Asigna y se lo traspasó al CME y ahora esta salida es la estocada final al MexDer también, si considera que el mercado OTC ya se fue desde 2015 como parte de esos diferendos.

MexDer hace derivados listados y Asigna los liquida y había un acuerdo bilateral entre ambos. En México casi ningún intermediario hace derivados listados y lo que más opera, que es el peso, es por el convenio precisamente con el CME. Asigna solo liquida lo que viene del MexDer.

Terry Duffy y Brian Durkin, CEO y presidente del CME, en cada caso, también tuvieron sus fuertes diferencias con Oriol Bosch. Ambos ejecutivos financieros, nada más como mera referencia, tienen vínculos con el ahora presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de años atrás.

Casi simultáneamente al rompimiento con la bolsa de Chicago renunció a la CNBV Eduardo Flores, vicepresidente de Supervisión Bursátil. Este hombre fue pieza fundamental la regulación que habilitará a BIVA como competidor de la BMV. Vamos, hay quienes dicen que trabajaba para Urquiza.

El andamiaje legal y operativo que permitirá la convivencia de las dos bolsas de valores lo concluyó Flores en diciembre pasado. Desde entonces el regulador a cargo de Jaime González Aguadé lo turnó a la Cofemer, que comanda Mario Emilio Gutiérrez. Es el colofón de un trabajo que inició hace dos años.

MERCADO NEGRO

En Guadalajara el problema de abasto de medicamentos se agudizó a tal grado que la semana pasada hubo paros en todos los centros de salud y hospitales regionales de Jalisco, donde exigen la renuncia del secretario de Salud estatal, Antonio Cruces. El funcionario culpa a las empresas encargadas de administrar a las farmacias, como si éstas no hubieran sido beneficiarias de contratos de licitación donde queda la sospecha de haber estado coludidos con las mismas autoridades. Justo hablamos de un eslabón en la cadena de distribución de medicamentos que hoy es investigada por la Comisión Federal de Competencia Económica, anomalías que derivan en este desabasto creciente que no solo se observa en el estado que gobierna Aristóteles Sandoval, sino en cada vez más entidades federativas con la anuencia de los secretarios de salud y gobernadores que están creando infraestructura a modo e improvisada donde resultan tener intereses. Son millonarias las ganancias que este esquema está arrojando, producto del robo, especulación, mercado negro y desabasto de medicinas. La Secretaría de Salud, que encabeza José Narro, la Función Pública que lleva Arely Gómez y la PGR al mando de Raúl Cervantes deben pasar de la pasividad a la acción. El tema de las mafias, cárteles y jugadores preponderantes como Nadro de Pablo Escandón que hay en el rubro de la salud, no es cosa menor. El impacto para la población derechohabiente es devastador.

COMPRA DINSE

GINgroup, que preside Raúl Beyruti Sánchez, acaba de comprar a la sofom Dinse. Esta adquisición permitirá a sus clientes financiar la facturación periódica de los servicios de administración integral de nómina y facilitar préstamos a los más de 125 mil colaboradores que administra el grupo. La idea de Beyruti es que más adelante esta sociedad se transforme en una Sociedad Financiera Popular, que es el paso previo a convertirse en un banco. Con esta compra GINgroup sumó otra sofom a su portafolio de empresas, ya que en 2010 asumió a Financial Business México con el fin de brindar a colaboradores y clientes el acceso a financiamientos con las mejores condiciones del mercado.

Email:[email protected]

 


Artículos Recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital