Héroes ciudadanos

ileen

“Cuidado con lo que deseas, porque se puede hacer realidad”, hace apenas una semana escribía sobre el deseo de sentir a la sociedad con una actitud diferente. Si México realmente lo tiene todo para salir adelante… México está de pie.

Esa palabra que parecía estar agotada, que parecía haber perdido un real significado, resonó como nunca entre los escombros y entre la desesperanza: la sociedad civil organizada.

Irónicamente ese término cobró fuerza en nuestro país tras el sismo del ‘85. Con una población que logró organizarse a pesar de cualquier faltante en el gobierno. Los individuos no actuaban como autónomos, sino como verdadera sociedad que conocía que debía reconstruirse.

Preguntaba hace una semana, ¿qué relación queremos con nuestro país? Creo que la respuesta hoy es más que obvia. Unión y solidaridad es lo que vemos en cada uno de nosotros. Hoy nadie se está cuestionando si realmente la ayuda va a llegar, porque vemos que está llegando a donde tiene que llegar. Hoy no se cuestiona la labor de las fuerzas armadas o de la Marina, porque cada que alzan el puño cerrado, en automático se siente ese silencio penetrante. Porque cada uno de los ciudadanos en la zona de impacto y lejos de ella estamos haciendo lo que podemos por demostrar esa empatía con todos aquellos que han tenido pérdidas.

Ante una crisis México tiene fuerza. México está preparado para actuar en el momento preciso en que debe hacerlo. Pero ahora toca la parte más importante en la que muchas veces se nota nuestro ‘talón de Aquiles’ y es en lograr la estabilidad. Hoy hemos demostrado nuestra capacidad, pero hay que mantenerla, porque la emergencia aún continúa. La ayuda para Chiapas y Oaxaca sigue siendo necesaria. La Ciudad de México aún está en crisis. ¿Qué vamos a hacer después?

Va a existir un momento en donde todo regresará a la ‘supuesta normalidad’, las televisoras –que han hecho un increíble trabajo en la cobertura, sin alarmismo, con mucha honestidad y un gran trabajo periodístico- volverán a hablar de partidos y campañas, pero los edificios caídos aún seguirán siéndolo hasta que se vuelvan a construir. Ahí es cuando México necesitará todavía más de nuestra empatía, de nuestra solidaridad y de demostrar el acero con el que estamos forjados.

Sin duda México y su ciudadanía ha demostrado que somos capaces de transitar ante la crisis con una capacidad logística y de operación impresionantes. Pero ahora más que nunca debemos mostrarnos resilientes. Los héroes ciudadanos han dado todo hasta ahora, en conjunto con gobierno, sin cuestionarse los unos a los otros. No perdamos de vista que todo esto ha sido fundamental, pero lo seguirá siendo por algún tiempo.

Cuando las cosas se tornen económicas, cuando se hable ya no sólo de pérdidas humanas, pero de Producto Interno Bruto, de seguros de vivienda, de construcción y de presupuestos, no olvidemos de qué estamos hechos los mexicanos. No olvidemos que sí, ciudadanos y gobiernos saben trabajar unidos, dando cada uno lo que sabe hacer, lo que puede hacer. Algunos organizando, otros donando, otros dando manos, otros donando conocimiento.

Fuerza México, que la tienes. Las crisis trae progreso, porque la verdadera tragedia estaría en no querer superarla, decía Einstein.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital