Isolux prepara retirada

dario plantilla

 

Otra compañía golpeada por la crisis, y cuyo derrotero ya se empieza a escribir en México, es Isolux. Se acogió a ese expediente en julio pasado para reestructurar una deuda de unos mil 900 millones de dólares. Desde entonces dimitió su CEO, Nemesio Fernández, y es llevada por tres administradores.

Aunque la subsidiaria mexicana del grupo español de ingeniería y construcción no formas parte de la masa a reestructurar, el frente local resulta más que estratégico en su intento de recuperar la solvencia y viabilidad. Aquí tiene tres grandes negocios que se anticipa cambiarán de manos para hacer caja.

El más importante y que implicaba una inversión de 380 millones de dólares fue el contrato que hace cuatro años les asignó la CFE para rehabilitar, modernizar y convertir el coque de petróleo de las unidades 1 y 2 de la Central Termoeléctrica Altamira (CT Altamira), en Tamaulipas.

Es uno más de los proyectos fallidos que la empresa productiva del Estado que ahora dirige Jaime Hernández trata de rescatar. Recién recuperó la central de ciclo combinado Norte III que tenía otra hispana en desgracia: Abengoa, que lleva aquí Fernando Martínez Salcedo. Pasó al control de Techint y Macquarie.

En Altamira se ha llegada a un acuerdo entre la CFE, proveedores y bancos para que la obra no se detenga. El primero opera, los segundos rebajan su margen y los terceros eliminan el costo financiero, mientras que Isolux cede sus ganancias para mejorar el flujo de caja y terminar la obra y el proyecto.

Este contrato, que los españoles ganaron en consorcio con los franceses de Alstom, que lleva Rodelmar Ocampo, ya tiene un agujero de unos seis mil millones de pesos y no se descarta que se transfiera en el mediano plazo a otro consorcio, si es que la situación de Isolux no mejora rápido.

El segundo negocio de los ibéricos que le podemos adelantar ya está en proceso de evaluación para una posible desinversión, es su participación en la construcción del Tren México-Toluca. La firma capitaneada aquí por Roberto López ganó el contrato junto con las también hispanas CAF y Azvi la francesa Thales.

Este consorcio fue adjudicado por la SCT, que encabeza Gerardo Ruiz Esparza, para construir una línea de 57.7 kilómetros de longitud para conectar el Valle de Toluca y la zona de Observatorio, amén de cuatro estaciones de pasajeros y la proveeduría de los trenes. El contrato asciende a 858 millones de dólares.

El tercer y último filón de negocios que Isolux tiene aquí se relaciona con Pidiregas (Proyectos de Inversión Diferidos en el Gasto), preponderantemente contratados con la CFE. De los últimos considere la construcción e instalación de 26 kilómetros de líneas de transmisión y 10 subestaciones.

Esta infraestructura se desarrolla para la CDMX, Estado de México e Hidalgo, amén de la construcción y puesta en servicio de cinco mil kilómetros de líneas de alta y media tensión, 50 subestaciones de transformación y distribución de alta y media tensión y la ejecución del Proyecto 188 SE 1116.

Todos estos negocios están bajo la lupa de la nueva administración de España y del banco de inversión que asesora la reestructura, así como del principal acreedor. En el primer caso Alvarez & Marsal, vía Fernando Guada, y en el segundo Santander, que maneja Héctor Grisi.

EVYA POR DOBLE

Otro contratista de Pemex que también le anticipamos se enfilaba a la ruta del concurso mercantil era Representaciones y Distribuciones Evya, empresa especializada en operaciones marinas, construcción e instalaciones costa afuera. Lo raro es que mantiene dos procesos similares. El primero lo promovió la misma compañía justo en septiembre del 2016. Lo hizo a través de Avalon Marine, perteneciente al mismo grupo. El Juzgado 9 de Distrito en Materia Civil de la CDMX la declaró en concurso mercantil con plan de reestructura previa y se designó a Gerardo Sierra como conciliador. Pero hace apenas dos meses Surf Subsea y Puerto Real Service demandaron a Grupo Evya, cuyo expediente está radicado en el Juzgado Primero de Distrito de Campeche. Ya se está en la etapa de visita que realiza el especialista designado por el Ifecom, Octavio Tamayo. Entre los principales acreedores apunte a Banorte de Carlos Hank González, Unifin de Rodrigo Lebois y CHG-Merdidian de Jürgen Mossakowski.

APOYA INTERJET

Otra empresa que también se mostró solidaria con los afectados por los terremotos del 7 y 19 de septiembre pasados, fue Interjet. La aerolínea de Miguel Alemán Magnani reaccionó desde el inicio de la tragedia que afectó a los habitantes de la CDMX, Morelos, Puebla, Estado de México, Oaxaca y Chiapas, convirtiéndose en vehículo eficaz para movilizar donaciones y ayuda humanitaria. Hasta ahora la compañía que dirige José Luis Garza ha transportado gratuitamente a más de 150 rescatistas y arriba de 30 toneladas de alimentos. Aunque se trata apoyos provenientes de la sociedad civil en México, y de aquellos países a donde vuela, no es para menos la colaboración de esta línea aérea.

EL MARTES

El próximo martes el pleno de la Cámara de Senadores, los que se presenten a la sesión de los 128, votará la designación del nuevo presidente del Instituto Federal de Telecomunicaciones. Ayer el que mejor impresión dejó en su presentación, por obvias razones, fue Gabriel Contreras. En la pasarela además María Elena Estavillo, Mario Fromow, Arturo Robles y Adolfo Cuevas. Vamos a ver si al ex presidente le da para juntar dos terceras partes del voto. Esa es la apuesta.

Email:[email protected]


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital