Julio César Chávez Junior, haciéndole honor a su sobrenombre

julio césar chávez junior, haciéndole honor a su sobrenombre

Por: Fernando Peralta 

Después de perder frente a Saúl ‘Canelo’ Álvarez, el hijo de la leyenda demostró que el apodo de ‘Junior’, le queda como anillo al dedo

El pasado sábado seis de mayo, en la T-Mobile Arena en la ciudad de las Vegas, se llevó a cabo uno de los enfrentamientos más esperados por los fanáticos del boxeo en México y por los propios pugilistas: la joven promesa, Saúl ‘Canelo’ Álvarez, enfrentaba al hijo de la leyenda, Julio César Chávez Junior.

En la pelea que se anunció como la más esperada del año, jamás llegaron las emociones que los medios de comunicación nos vendieron meses antes del enfrentamiento. Round tras round, se confirmaba lo que los especialistas y las casas de apuestas anticipaban; la pegada del originario de Guadalajara afectaba física y mentalmente a un débil y lento Chávez Junior.

Al final, por decisión unánime y sin discusión alguna, el Canelo Álvarez ganó el combate, el cinturón simbólico de origen huichol y una cuantiosa bolsa de dinero.

Sin embargo, el resultado y el desarrollo de la pelea no es lo más importante. Lo sobresaliente, son las declaraciones de Julio César Chávez ‘papá’ al respecto, días después del evento.

“Si él quiere realmente seguir con esta profesión, tiene que cambiar desde la raíz. No puede seguir haciendo las cosas a su manera”.

Las palabras de uno de los boxeadores más exitosos en nuestro país refiriéndose a su propio hijo, reflejan la vida de junior, del Junior. Indisciplina, irresponsabilidad y caprichos, han caracterizado su carrera boxística. Y eso no lo argumenta cualquiera, lo hace su propio padre.

“Es triste decirlo, pero siempre quiere hacer las cosas a su manera. No le importan las críticas, entrena a la hora que quiere y hace lo que quiere. Ha sido muy triste para mi ver como él no cambia”.

Refiriéndose en concreto a la pelea, el ex campeón mundial no justificó a su retoño. “No hay explicación, Julio no tiró golpes. Yo le decía desde abajo, ¡tira golpes, por favor!”.

Con la voz entrecortada y a punto de darle paso a las lágrimas, concluyó: “Si él sigue con esa indisciplina y con esa irresponsabilidad, yo mejor deseo que se retire y deje de pelear. Yo ya no puedo con este muchacho, estoy decepcionado totalmente de su apatía”.

No cabe duda que un padre equivale a cien maestros y sus enseñanzas a mil lecciones y, ante esto, el consejo de Julio César Chávez papá a su hijo, está claro: de no cambiar su vida de indiferencia e inmadurez, la mejor opción será retirarse del cuadrilátero.

Pero, ¿quién tiene realmente la culpa en esta situación? ¿El Junior por no tomar en serio su carrera y confiarse por el peso de su apellido? o ¿el padre por esperanzarse en encontrar en él su nuevo yo y esperar a que lo exhibirán ante los ojos de un país entero para dar a conocer la verdad?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital