La apuesta exitosa de JAC

La apuesta exitosa de JAC

Ante los amagos de Donald Trump de abandonar el TLCAN y la amenaza de aumentar contenidos nacionales para la industria automotriz en Estados Unidos, más la caída de ventas de vehículos, empresarios mexicanos aliados de armadoras asiáticas apuestan por el mercado mexicano con gran éxito.

Una historia de éxito es GML con JAC, en Hidalgo, pues lograrán producir al final de este 2017 cerca de mil vehículos. Apuestan a la mano de obra especializada que ofrece el país y que en el sector se ha visto asegurada gracias a la llegada de marcas asiáticas al país, como Jianghuai Automobile Company (JAC), de la mano de Giant Motors Latinoamérica, que preside y dirige Elías Massri.

La estrategia de GML y JAC Motors en México ha sido algo inusual, ya que su producción en Ciudad Sahagún, Hidalgo, responde a la demanda del mercado, a diferencia de las demás marcas que suelen presionar al mismo para mantener bajos costos de producción.

Por ello, para GML y JAC, cerrar el año con 12 agencias (JAC Stores) es un excelente indicador de una gran aceptación en el mercado, abarcando plazas como Naucalpan, Puebla, Cancún, Mérida, Guadalajara, Aguascalientes, CDMX, Oaxaca, Torreón, Querétaro, Pachuca y Colima.

Lo anterior se traduce en una lectura del mercado realizada por los estrategas de GML, ya que iniciaron sus ventas con la introducción de dos modelos de SUV, la SEI 2 y la SEI 3. Dicho segmento es el único que mantiene crecimiento en ventas a doble dígito, a diferencia del mercado general que ha visto reducido su crecimiento en más del 6%.

Pero el gran éxito de las SUV JAC en México radica en la apuesta al mercado joven que busca un equipamiento y conectividad completa, excelente seguridad al ofrecer vehículos cinco estrellas por C-NCAP, así como una garantía extendida a cinco años “defensa a defensa y sin letras chiquitas”; lo anterior, a un precio accesible para los primeros compradores y familias jóvenes.

Además, para 2018, GML y JAC buscarán lograr una expansión del 100% para terminar con 26 JAC Stores, abriendo agencias en Toluca, Villahermosa, Durango, Michoacán, Monterrey, Xalapa, Guerrero, Campeche, Coatzacoalcos, León, Chihuahua, Hermosillo, Culiacán y Morelos, lo que se verá reforzado con la introducción de su sedán J4 Trend, que ingresará a principios de 2018 y buscará conquistar a los automovilistas ejecutivos.

Por otro lado, la empresa de Elías Massri ha logrado juntar en el mercado mexicano a dos compañías chinas emblema: JAC (en los vehículos de pasajeros) y FAW Trucks, que desde hace 10 años viene fabricando sus automóviles comerciales, iniciando su introducción al mercado de ensamblaje automotriz este segmento.

Además, es la ensambladora que trabaja el prototipo de taxi 100% eléctrico para la CDMX, aliado a Moldex, filial de Grupo Bimbo, y el Tec de Monterrey.

SENADORES BURROS

Los senadores del PRI, Tereso Medina e Isaías González, están a punto del llevarse al baile a la cámara alta con una iniciativa que modifica disposiciones de la Ley Federal del Trabajo (LFT) que puede ser ilegal, contraviene disposiciones constitucionales y está fuera de la técnica jurídica parlamentaria.

Esperemos que a Emilio Gamboa o a Ernesto Cordero gane la cordura y detengan a tiempo la aprobación fast track que se pretende hacer con la iniciativa del Instituto Federal de Conciliación y Registro Laborales, por el que reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la ley laboral.

Dos botones de muestra de los errores jurídicos que tiene esta propuesta y que en la exposición de motivos dice que promoverá el empleo, pero que de aprobarse puede llevar a prácticas ilegales en materia de subcontratación, en detrimento de los trabajadores, la industria legalmente establecida y la sana competencia.

Y es que elimina los requisitos para acreditar la debida aplicación de la subcontratación que el Congreso de la Unión había aprobado el 30 de noviembre de 2012 (artículos 15A, 15B, 15C Y 15D).

La iniciativa de Medina y González reduce la subcontratación a obligaciones pactadas entre particulares. Las obligaciones quedan sujetas a los términos y condiciones acordados entre particulares, léase contratante y contratista.

La actual LFT establece que los derechos de los trabajadores deben protegerse porque son mandatos constitucionales y no pueden depender de un acuerdo privado; el al Artículo 47 de la propuesta desaparece la obligación del patrón de entregar un aviso de recisión de contrato al trabajador, limitando esta obligación a un simple señalamiento en el que no se establecen formalidades.

Lo anterior significa que Tereso Medina e Isaías González desconocen principios procesales del derecho laboral. La pregunta obligada después de identificar estas y otras aberraciones jurídicas y de técnica legislativa, es quién está detrás de estos senadores.

No estaría por demás que los legisladores de marras consultaran las iniciativas presentadas en la Cámara de Diputados por la misma fracción parlamentaria del PRI, a cargo del legislador José Luis Toledo Medina, el 19 de octubre de 2017, y del diputado Julio Saldaña Morán del PRD, el 7 de noviembre 2017.

 

Email:[email protected]


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital