¡La gran comisión!

politicos dedos

Un día mi abuelo me dijo que hay dos tipos de personas: las que trabajan, y las que buscan el mérito. Me dijo que tratara de estar en el primer grupo: hay menos competencia ahí”. Indira Gandhi

Según el Informe Legislativo 2016 del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), el Congreso de Quintana Roo ocupa los últimos lugares en transparencia. Y eso no es lo peor, porque también confirma que el contrapeso que debiera tener ante los otros poderes es nulo al ser uno de los 8 congresos que aprobaron el 100 % de las iniciativas que recibieron del Ejecutivo estatal, además de que el porcentaje de iniciativas presentadas por el mismo Congreso es mucho menor al número de las que fueron presentadas por el gobernador.

¿Quiere otro dato?  No sólo se aprobó todo sin observación alguna, sino que a pesar de que la Ley Orgánica del Poder Legislativo faculta a la legislatura local para hacer comparecer a los secretarios estatales, no sólo para rendir cuentas sino para acompañar a los procesos legislativos que son relevantes para la ciudadanía, de nuevo, Quintana Roo ocupa el peor de los lugares al tener CERO comparecencias de secretarios durante el periodo que mide este informe.

La pregunta mi querido lector es, si después de los terribles resultados del Congreso local –de diferentes reportes a nivel nacional– usted cree que los partidos PRI, Verde y Nueva Alianza deberían presidir la Gran Comisión del Congreso. La respuesta yo creo que es, absolutamente no.

Los antecedentes del “activismo legislativo” de este trío de partidos a lo largo de las últimas legislaturas van de malos a peores y ello quedó manifiesto en la pasada elección. Afortunadamente hay un componente importante que no debemos perder de vista los quintanarroenses. El mandato de los ciudadanos fue muy claro en los resultados electorales. La gente votó por un cambio verdadero, lo que significa que aquellos grupos no son vistos como sujetos de cambio para presidir la Gran Comisión.

Las expresiones que hacen, los diputados electos de estos tres partidos, en diversos medios locales, por presidir tal órgano, parece no recordarles que sus colegas salientes de la legislatura actual, han puesto a Quintana Roo en un ridículo nacional con la aprobación de los paquetes de blindaje de impunidad ordenados por un poder distinto.

La Gran Comisión no sólo debe desaparecer por obsoleta, sino porque así, mal conducida, genera autoritarismo como el que estamos soportando los quintanarroenses. ¿Quiere más datos? La siguiente semana le voy a contar cuánto nos cuesta el Congreso y cuánto quieren aprobarle desde ahora a la próxima legislatura.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital