LA MESA; EL SABER ESTAR

LA MESA; EL SABER ESTAR

DECO

Por Gabriela Cano Rubio

Hablar de gastronomía, no es hablar solamente de sabores y condimentos, es introducirnos a una mezcla cultural de tradiciones y costumbres, donde ligados a estos, viene la mesa, el entorno donde degustamos diversos platillos, pero sobre todo, donde somos partícipes de una buena conversación y donde incluso se pueden cerrar negocios.

Adentrándonos en el tema de la etiqueta, el protocolo y el saber estar, la mesa viene a ser un mueble imprescindible, sobre todo, en cenas de gala y eventos tanto ceremoniales como diplomáticos. Las mesas que ofrecen mayor comodidad, son las redondas, cuyo protocolo es el mismo que una mesa imperial, ambas tienen “cabecera”. Cuando la mesa redonda es única en el evento, la cabecera se encuentra donde se sienta el anfitrión y de haber anfitriona puede haber doble cabecera, pero para mi gusto, son mucho más sobrias las mesas imperiales.

Y refiriéndonos a una mesa formal, hay ciertos elementos que la componen: un buen mantel, la vajilla, la cristalería, la cubertería y el centro de mesa. Es así que te brindare algunos consejos prácticos para el montaje de una comida o cena formal:

Elige un buen mantel

c7cc990efe8bd5a660d65af52bce26e2

La mantelería en esencial, es pieza fundamental para una comida o cena de gala, donde no deben faltar las servilletas que acompañen al mantel. Los tiempos han cambiado y los colores han variado, pero siempre, ante un evento o celebración formal, se opta por poner el mantel blanco o de color claro, invariablemente a juego con las servilletas, cuya medida deberá depender de la solemnidad de la ocasión, un toque distintivo podría dárselo un discreto bordado a la mantelería.

Invierte en una vajilla atemporal

b374d6e03f73afb26d0bd94b0c7da59a

Se ha de cuidar con especial énfasis que no esté fisurada, que sea una vajilla conservadora, si la situación lo amerita, tendiendo a los diseños clásicos o los muy modernos o minimalistas, ya que estos no pasan de moda y que sea de un buen material. La porcelana podría ser de los preferidos y en caso de tener algún emblema o insignia, esta deberá quedar de frente al comensal.

Presume la cristalería

c9cb06d84250a20ecdad28ef8bfba828

Lo más adecuado es el empleo de cuatro copas: agua, vino tinto, vino blanco y champagne, ya que con estas nuestros invitados tendrán suficiente, no se trata de hacerles pasar un momento desagradable, sino de disfrutar la comida, bebida y compañía. Un buen anfitrión es el que no pone en evidencia a sus invitados.

Ubicación perfecta

Coloca de modo adecuado la cubertería, la cuchara, el tenedor y el cuchillo se han modificado con el transcurrir de los siglos, no solo en diseño, sino también en materiales. Un tip importante con el que no fallaremos al sentarnos a una mesa formal y con varios cubiertos dispuestos, es tomar de primero los cubiertos que están más lejos del plato.

Buen gusto en el centro

fe8290218e4031d7940ba59bccd6bd19

De gran importancia será el objeto que realce la vista de una mesa, por tanto no puede faltar un centro de mesa elegante, ya sea con frutas o flores lustradas, soberbios candelabros, figuras modernas y minimalistas, según la ocasión.

Poner una mesa, no es trabajo sencillo, se requiere de elegancia, buen gusto y sobre todo ese toque delicado que engalana. Es necesario dominar el modo de colocación de cada uno de los instrumentos de los que nos valdremos para que el convivio sea agradable y armonioso, pero sobre todo, inolvidable.

Por último, de nada nos serviría el tener una mesa con los objetos más finos, si no contamos con un chef que deleite nuestro paladar y convierta las viandas en manjares apetecibles para el banquete que se ofrece.


Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital