LA TESIS

cuauhtemoc

Fíjense que esta columna la iba a hacer sobre la tesis de Peña Nieto. Pero muchas personas han dicho que no es tan importante. Y como quiero que esta sea la columna más popular de los lunes, le haré caso a la gente y escribiré sobre otra cosa, más importante, claro.

Resulta que Cuauhtémoc Blanco ha sido acusado de haber firmado un contrato para ser candidato a la presidencia municipal de Cuernavaca. Le pagaron la friolera de siete millones de pesos para hacer la campaña, la cual por cierto no tenía que ganar, nomás hacer la campaña. Técnicamente no era contrario a la ley (es muy discutible que hubiera pasado si hubiera perdido), pero el Águila de Tepito ganó y tiene, por ese sólo hecho la obligación de abstenerse de recibir cualquier cantidad por su trabajo que no sea su sueldo y una larga lista de ilegalidades en las que incurrió a raíz de ese hecho. Es inédito y un caso de estudio interesantísimo… si eres un nerd como yo, si no, no es importante.

El asunto es grave: hace unas semanas, Blanco despidió al Secretario General (una especie de cacique del partido local con el compitió), acusado de corruptelas varias y fue generosamente retribuido por éste con la divulgación del contrato. En el colmo de la desfachatez, el ex secre se lamentaba diciendo “nos equivocamos contratando a Blanco”. De por sí la candidatura del autor de la Cuauhtemiña nos parecía extraña desde el principio. Claro que él ya dijo que no es cierto, que él nunca firmó nada.

¿No le convenzo? Bueno, ultimadamente tengo que admitir que el Héroe del Estadio Azteca es un presidente municipal del que no esperábamos nada, aunque sí nos sorprendió con este rollo del contrato. Pero, bueno, tampoco esperábamos nada del Presidente de México, ¿o sí? Siempre se nos hizo raro que fuera presidente con sus evidentes limitaciones, y jurábamos que a la universidad había ido de paseo, porque ni tres tristes libros pudo citar. Pero bueno, eso tampoco es importante, porque ultimadamente también tengo que admitir que es presidente de     un país de gente que le importa mucho más el futbol que la política y que prefiere ver la Rosa de Guadalupe que leer.

Y ahora que lo pienso bien, no es importante el contrato del Goleador sin Cuello porque Cuernavaca tiene muchos otros problemas, como la violencia y la… corrupción. Claro que ser un candidato por contrato con la intensión de hacer ganar a un partidito local a como dé lugar y salvar su registro y el dinero del financiamiento, no es corrupción, o tal vez sí, pero no importante.

Por cierto el presidente (de México, no de Cuernavaca) sí firmó su tesis, o sea que seguramente sí la hizo él. Si alguien creía que la compró o que hizo la tesis haciendo un proto copy-paste debería darse por servido, deberíamos conformarnos con eso ¡al menos lo intentó!. Además la Universidad Panamericana ya dijo que sí hay en la famosa tesis Reproducciones textuales de fragmentos sin cita a pie de página ni en el apartado de la bibliografía”, pero no puede hacer nada porque su reglamento no es aplicable a ex alumnos. No entendí muy bien, pero me queda claro que no es tan importante.

Así pues, supongo que la Casa Blanca sí sería importante. Pero esperen ¿no fue la misma periodista la que ventiló ambos asuntos? ¡Ah! Entonces tampoco es importante porque la señora esa está haciendo todo por rencor contra Peña Nieto. Puede que sea cierto, pero no se vale usar el periodismo para quemar gente, o no así. Además la doña de la noticia nunca ha desenmascarado las tranzas de López Obrador, así que cuando lo haga creeremos que lo hace por dar noticia. Mientras tanto no es importante.

Y entonces creo que lo importante es que en tres días volverá a subir la gasolina y el diésel. Vaya que eso es relevante, no pega a todos y es un compromiso de campaña incumplido… de un candidato que plagió su tesis profesional, cosa admitida que nos deja claro que nada tenía que hacer en Los Pinos desde el principio. Es un farsante, ha incumplido desde el principio se ha ostentado con un título que obtuvo de manera deshonesta, es un incapaz que no pudo con su tesis, menos con los grandes problemas.

Tal vez, después de todo, sí sea importante.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital