LOS DEL OTRO LADO

LOS DEL OTRO LADO

Por Ileen Colín del Río

campañasdemiedo

¿Qué pasa cuando personas en gremios como los empresarios, taxistas, los campesinos, los vendedores ambulantes, camaristas, etc., colindan con un candidato diferente al que apoya su líder? Generalmente para que “no se les salga del huacal” se les dice a los miembros de estos gremios, que cuando llegue “el otro” los van a despedir y por seis años no van a tener trabajo.

El miedo que infunden ciertos líderes es por su propio miedo a perder su liderazgo. Si analizamos detenidamente, su gente es lo que le da el carácter de líder, y le da el poder de negociación ante plataformas de partidos con esquemas de voto duro. Pero olvidamos que los liderazgos deberían ser naturales y no creados con sometimiento. Si una persona cree en su líder y apoya su visión, es probablemente porque sea una persona con experiencia, con trayectoria, sencilla y con valores que colindan con los suyos, razón por la cual se le otorga confianza y autoridad como para escuchar su opinión con respecto a quién sería un mejor hombre de gobierno.

Las propuestas en torno a las que se hable en un sector determinado, no deben ser propuestas personales, deben ser propuestas que concedan mejores oportunidades para la mayoría de quienes pertenecen a dicho gremio. Hay que recordar que la democracia es negociación entre todos, pero la solución no es para todos.

Lamentablemente como en la mayoría de los casos puede llegar a tener más peso una campaña de polarización que una buena campaña de comunicación, el miedo es el mejor recurso para evitar el diálogo de propuestas. Por eso bien se dice “divide y vencerás”.

Una estrategia clara de las campañas del PRI y de MORENA, es que suelen ser basadas en infundir miedo. Los cambios aterran y por lo tanto, terminamos optando por aquello que aunque malo, “ya es así”. Nos hacemos ciudadanos coodependientes de la burocracia, de los aumentos repentinos de tarifas, de las mordidas, y básicamente de la mala vida.

Siempre será más fácil hablar en la sobremesa de lo corrupto que es el gobierno, pero nunca de nuestra responsabilidad para evitar que eso suceda. A los políticos siempre les exigimos “hechos y no palabras”. Pues este 5 de junio es el día de demostrar con hechos que los ciudadanos queremos oportunidades para todos.

Durante 60 días las campañas políticas se vuelven de “aliados” y de “adversarios”, sin embargo, conforme pasan los días, aquellos términos ya definidos por los estrategas en aras de tener una visión más clara del panorama, terminan siendo utilizados por todos con una pasión desenfrenada como “los de enfrente”, “los otros”, etc. Cuando esto sucede la ciudadanía termina por dividirse entre “los de aquí” y “los de allá”, como si hubieran héroes y villanos en la contienda.

La política cuando se vuelve pasional, cuando se torna subjetiva y no hay argumentos que sean la base de todo hecho, termina siendo secuestrada por una élite, por una ideología más que por una visión de gobierno. Por eso es importante recordar que a un verdadero hombre de gobierno le acompañan siempre los principios de administración, pero sobre todo de negociación.

Ciudadanos, seamos los primeros en hablar con hechos, no solamente con palabras.


Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital