NO HAY LUNA DE MIEL: CAMARENA

img 20160930 114236

Mientras el gobernador Carlos Joaquín iba de municipio en municipio para acompañar a los 11 presidentes municipales de Quintana Roo que hoy rindieron protesta, desde el Foro de Transparencia en Cancún el  coordinador de la Unidad de Investigaciones Periodísticas de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, Salvador Camarena señaló que “los que llegaron no se han ganado nada; deben todo. No debería haber una luna de miel; debería haber un trabajo puntual porque de ninguna manera se les ha dado un cheque en blanco”.

El periodista, quien junto con Expansión documentó la investigación “Los Piratas de Borge”, precisó que “es el momento para la ciudadanía de seguir votando; votar”, dijo, “no es acudir solo una vez a las urnas y tachar una boleta; es participar en las decisiones del poder.

“En esas decisiones es donde deben mantenerse activos”, subrayó en el marco del Segundo Foro de Transparencia “Transformar 2016”, sobre el que apuntó: “los mecanismos que se van a discutir aquí no son para tener más información; son para saber cómo utilizar esa información que de por sí siempre nos la dan a regañadientes. Lo peor entonces, es que habiendo obtenido ya reformas legales y mecanismos para poder sustraer información de lo que están haciendo con los recursos públicos, no se utilice de manera efectiva para exigir rendición de cuentas”.

En el Foro, organizado por la asociación Ciudadanos por la Transparencia en el hotel Moon Palace Arena, el investigador insistió en que “el ciudadano no debe dejar ni por un día de atender su responsabilidad, que es exigir rendición de cuentas. La ciudadanía no se manifiesta sólo en las urnas; se manifiesta leyendo una prensa crítica, atendiendo noticiarios donde haya debate abierto, donde los temas no estén vetados, censurados, pre-acomodados, acordados; demandando todo el tiempo explicaciones de las autoridades para hechos elementales como los servicios urbanos o más sofisticados como el manejo de la deuda a mediano y largo plazo de un estado o ayuntamiento.

“Los ciudadanos no pueden dejar solos a los gobernantes. Los gobernantes no deberían de estar nunca solos. Es la vigilancia ciudadana la que puede dar algo de garantía de que los fenómenos del poder no se desbocarán como se desbocaron aquí los últimos seis años”.

-¿Cuál es el reto para la prensa crítica después de la censura y persecución que enfrentó en el último sexenio?-, se le preguntó.

-Yo creo que la ciudanía debe reconocer a los periodistas que están dando la batalla, sin ser esto de alguna manera para criticar o censurar a aquellos que no han podido, porque hay circunstancias muy atroces para resistir al poder intimidatorio y a los grupos fácticos o de gobierno. Yo me concentraría más en que la ciudadanía adopte a aquellos periodistas que están intentándolo y que, por el momento, haya un margen de entendimiento en que algunos quizá no están en la mejor ocasión de resistir las presiones grupales de un gobernante o de poderes fácticos para desarrollar su labor periodística. Hay periodistas independientes en todas partes y estoy seguro que la ciudadanía sabrá reconocer a los que están en Quintana Roo, para seguirles la pista, para apoyarlos, para consumir su trabajo, para hacerlos relevantes en la discusión pública.

-¿Qué le dices a la ciudadanía para que entienda el valor de la labor periodística?

-Nosotros estamos para servir a la ciudadanía. La gente piensa que vendemos periódicos o que vendemos tiempo aire o que nos corrompemos por un viaje. La prensa tiene la única vocación de poner en el centro, en la mesa de todos los días en donde desayuna la familia, los temas vitales para la supervivencia comunitaria. Si bien tenemos mecánicas que tendríamos que revisar y actualizar, y no tenemos medios suficientemente profesionales o que viven de la propaganda gubernamental y generan matrimonios de conveniencia que ellos mismos buscan, siempre hay que ponderar el papel del reportero como fundamental para una comunidad. Cuando hay silencio en una comunidad, esa comunidad está prácticamente muerta.

-¿Qué se puede esperar después de los casos de corrupción y despojos en Quintana Roo que ustedes documentaron?

-No se puede esperar nada. ¿Ustedes han escuchado que hay un proceso abierto en el Congreso de la Unión para revisar el gobierno de Quintana Roo que terminó el domingo pasado? No, ¿verdad? ¿Ustedes creen en la voluntad del señor Ochoa (Enrique Ochoa, líder nacional el PRI) de que se va a hacer de verdad una investigación? No, ¿verdad? Yo no creo que haya una investigación puntual en el PRI, en el Congreso de la Unión y por supuesto, no creo en la (Secretaría de la) Función Pública, porque no se puede esperar nada… De eso se trata: de no esperar nada para involucrarse activamente; decir, por ejemplo, yo soy periodista y hoy puedo ir al Registro Público de la Propiedad y empezar a hacer un rastreo de lo que no pude hacer hace 15 días, ya no digamos hace 15 meses.

“Ahora, tampoco es que se haya ido del todo la estructura criminal que posibilitó esta serie de fraudes. No seamos ilusos, no nos engañemos; que nadie eche ninguna campana al vuelo. No debería de haber una luna de miel, debería haber un trabajo puntual –fraterno, no tiene que haber enfrentamiento permanente y hostil- porque de ninguna manera se le ha dado un cheque en blanco al gobernador; tiene que responder al llamado de las urnas, pero para que lo haga puntualmente los ciudadanos tienen que estar haciendo cotidianamente su trabajo de fiscalización.

“Lo único que está garantizado es la impunidad; com-ple-ta-men-te. ¿Cómo vamos a hacer, la ciudadanía y los medios, para que esa garantía se rompa? Que nadie interprete el singular proceso que se dio en el PRI en contra de Javier Duarte como un acto de castigo; eso no es nada, ellos están bailando ahí una cumbia muy rara. Hoy está garantizada la impunidad en Veracruz, en Quintana Roo, en Chihuahua, en Nuevo León y donde quieran que le sigamos…

“De lo que se trata es que cada comunidad diga no; si esa era la norma ahora tenemos que romper la norma y ¿cómo la vamos a romper?, con mecanismos de transparencia, con prensa crítica, con una larguísima batalla”.

Camarena cuestionó en el Foro a los comisionados del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), que “usan tarjetas de crédito para gastos privados” y no han cumplido con lo proyectado. “La plataforma de Transparencia no sirve. Les dieron 20 millones de pesos y no tiene para cuándo servir.

“No demos por sentado la transparencia. Vamos a involucrarnos. Denunciar no basta. El sistema aprendió que las denuncias no le hacían daño, y ahora las coarta de distinta manera. Hay denuncias cotidianas pero lo que tenemos que hacer es activar los procesos a partir de esas denuncias. Tampoco basta con llegar a leyes de súper avanzada para que se dé el inicio de un círculo virtuoso.

“Lamentamos que durante muchos años se hayan dado amenazas al ejercicio periodístico en esta entidad. Pero eso no se acabó el domingo. Las alternancias no son garantía de nada; de nada. Los procesos de alternancia deberían ser la grandísima oportunidad de que la ciudadanía pueda reconocer por un momento su capacidad de cambio, pero no se vale pensar que eso es permanente, ni mininamente suficiente.

“Los que llegaron no se han ganado nada; deben todo. Hoy lo único que está garantizado es la impunidad. Este es el punto del que hay que partir: si no se vuelve permanente el ejercicio ciudadano expresado en las urnas, la frustración será mayor, el cinismo igual y al final se paralizarán los procesos ciudadanos.

“Es una oportunidad histórica de cambio, pero también lo puede ser de fracaso. Si no se involucran les va a volver a pasar; la pesadilla Borge no ha terminado y las segundas partes siempre son peores”, concluyó.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital