Marissa Setién, una mujer a prueba de huracanes

marissa setién, una mujer a prueba de huracanes

Habiendo cumplido una de sus principales metas en la vida, Marissa Setién Morales mantiene firme su compromiso a favor de la hotelería en Cancún, una ciudad que le ha dado muchas satisfacciones en su carrera

Para Marissa Setién Morales su vida no sería igual sin sus dos hijos, Rodrigo y Daniel, y sin lo que tanto le apasiona: la hotelería.

Nacida en Xalapa, Veracruz, con una carrera en la llamada ‘industria sin chimeneas’ que comenzó en Puebla hace 34 años y que extendió con éxito en Cancún, sigue pensando, como entonces, que cada día hay que darlo todo.

Aunque su plan inicial, en 1988, era laborar sólo por dos años en el naciente Cancún, ya son 29 los que cumple en el Caribe Mexicano.dsc 0178

“Tenía cinco años trabajando en hotelería en Puebla, en el Misión del Ángel, que sería el Marriot, cuando envié mi currículum al hotel Ramada Renaissance, que estaba por iniciar operaciones; me contrataron desde la pre-apertura y así comenzó mi experiencia en Cancún”, dijo.

Quien era el director corporativo de Ventas de Hoteles Misión, le aseguraba que pronto regresaría; pero ni el huracán Gilberto la hizo desistir en su objetivo, porque ella llegó para quedarse.

EL PASO DE ‘GILBERTO’ marissa setién, una mujer a prueba de huracanes2

Recordó que el hotel Ramada Renaissance (hoy Royal Solaris) abrió sus puertas en agosto y al mes tuvo que cerrar debido al huracán Gilberto. “Fue un gran impacto ver lo que pasó en la ciudad y en el sector hotelero. De septiembre a febrero el hotel estuvo cerrado y sólo nos quedamos 15 colaboradores”, mencionó.

El comienzo fue difícil porque no conocía a nadie, pero su historia estaría ligada al destino turístico, ya que aquí conocería al padre de sus hijos y forjaría su carrera, tanto en hoteles, como en la asociación de Cancún y Puerto Morelos.

Lo que he logrado ha sido gracias al esfuerzo diario. Mi trabajo habla por mí”

Después de su paso por el Ramada Renaissance estuvo en el hotel El Pueblito, recién aperturado, para después abrir el área de Turismo Receptivo en agencia de viajes, y de esta manera, poder contar con más tiempo para su familia.

Justo en esa etapa llegaría un momento importante. Visitando el hotel Villas Tacul (hoy Riu Palace), pensó que, solamente a un hotel como ese, volvería a trabajar; una semana después la llamaron para ser directora de Ventas. “Ahí viví con mis hijos; ahí crecieron. Fueron 11 años inolvidables con un sin fin de anécdotas y de éxito, ya que alcancé una de mis metas: ser la directora general”, afirmó.

Una de esas anécdotas fue cuando sus hijos convencían a algunos de los colaboradores para que jugaran con ellos futbol en los jardínes del hotel y ella los sorprendía en los recorridos; en otra ocasión, mientras encabezaba una junta, por una de las ventanas veía dos cabecitas que se asomaban.

MOMENTO DIFÍCIL

El paso del huracán Wilma cambió  la vida de mucha gente, al igual que la de los trabajadores de Villas Tacul, ya que el hotel se vio obligado a cerrar sus puertas y ella tuvo que realizar las liquidaciones.

“El regreso al hotel fue muy doloroso al verlo destruido”, dijo con nostalgia. Finalmente fue vendido, demolido y en su lugar fue levantado el Riu Palace.

CANCÚN NACIENTEmarissa setién, una mujer a prueba de huracanes3

Recuerdo que cuando llegó a Cancún, la zona hotelera únicamente llegaba hasta el Hotel Sheraton, por lo que para llegar al Ramada Renaissance había que recorrer un largo tramo de hoteles en construcción.

Agregó que en esos años no había tanta cultura sobre los huracanes ni infraestructura de servicios en la ciudad, a como existe ahora. Incluso, cuando impactó el huracán Gilberto, no se contaba con la organización y alternativas de comunicación que actualmente hay, y para conocer la disponibilidad de vuelos para la salida de turistas, había que ir
directamente al aeropuerto.

Un punto que considera clave en Cancún es que fue invitada a colaborar en la Asociación de Hoteles y Moteles de Cancún y de Puerto Morelos, en donde ha podido aplicar sus conocimientos y experiencia. “Trabajar a favor de los intereses y beneficios de la hostelería es un placer  y un honor, así como un gran
compromiso”, dijo.

El presente es lo único que tenemos seguro; me esfuerzo por darlo todo en él”

En lo personal, Marissa Setién se define como una mujer con los pies en la tierra y sabe que cada día es diferente a otro y siempre hay que pensar en dar más. “No ha habido un día que piense que ya lo sé todo. Tengo confianza en lo que hago y sé bien que aún tengo mucho por aprender y aportar”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital