Mi vida sin azúcar

mi vida sin azúcar

La tercera debilidad de mi vida son las cosas dulces; la primera son los hombres guapos, la segunda los zapatos o las bolsas, y la tercera ¡todo lo sweet! me fascinan las m&m’s, las obleas de chocolate con amaranto, las conchas, los cuernitos, los bisquets, el pastel de queso de bola, las donas, los helados, el fudge, los flanes, el pie de limón con galletas Marías, los hot cakes, las bolitas de queso brasileñas, en fin, creo que lo único dulce que no me gusta son las gomitas.

Si pienso en las bebidas, me enloquece el vino rosado, la champaña, los smoothies de frutas, las malteadas empalagosas, los frapuchinos con cajeta y todos los martinis que estén azucarados. El paso de los años me ha enseñado que el o la azúcar se vuelve una adicción; es por eso que me mido y no me como todos los postres que me ponen en frente, pero lo que está  fuera de mi control es pensar en vivir mi vida sin azúcar.

Coherencia en redes sociales

El primo de un amigo tiene una cuenta en twitter que es alusiva a los tacos de carnitas, y él es contador. ¿Te imaginas cuando lo stalkea la gente de recursos humanos que está interesada en contratarlo? No tengo nada en contra de los tacos de carnitas, ‘nomás’ digo que no es congruente su día a día con su vida profesional ¿tu qué opinas? Creo que desde que se inventaron las redes sociales estás a un click de  conocer la  verdadera personalidad de los demás, es decir, comunicas tu verdadero yo a través de Instagram, Facebook y Twitter, o las plataformas de tu preferencia. Por cierto, la gente que no tiene redes sociales me da desconfianza y pavor ¿qué ocultan que  no quieren ser identificados o localizados?

Tu letra

Me imagino que tú, al igual que yo, con el uso de tanta tecnología has dejado de escribir a mano ¿o no? Auguro que únicamente tomas la pluma para firmar vouchers o para tomar nota en una junta con un cuaderno monísimo (de esos que se ven carísimos) ¿estoy en lo correcto? Bueno, pues entonces tu letra ha de estar como la mía en involución. ¿Será que debo buscar clases privadas de hacer palitos y bolitas como en el kínder? ¿Será que en un futuro ya no vamos a escribir a mano? ¿Será que me pongo de inmediato a hacer planas?

Un hombre educado

¡Oigan, guapos! ¡no pierdan la linda costumbre de ser educados con las mujeres! Por ejemplo, cuando estás en una mesa y un hombre se levanta esperando a que te sientes; cuando te abre la puerta; cuando te ofrece su brazo para que te apoyes porque tus high heels son muy altos; cuando está al pendiente de tu drink (en cuanto se va a terminar te sirve otro o se lo pide al mesero); cuando te da el paso; cuando vas caminando y él va a la orilla de la banqueta; cuando te saluda y te dice que te ves muy guapa; cuando está al pendiente de que hayas regresado con bien a tu casa; y escribo todo eso porque es más importante que te ocupes en ser un galán educado, que en ser un patrocinador de la mujer que tienes al lado.

p.d. 1

Everyone you meet has something to teach you.

p.d. 2

#FuerzaMéxico.

p.d. 3

Mi amigo Mauricio Berber se va a vivir a Amsterdam. Es tan bueno en lo que hace, que Cartier se lo lleva para estar al frente de su área en ocho países, es decir, ¡pasa a ser public relations and communication manager de México en ocho países de Europa! Eres grande Mau y el destino te está premiando por lo mucho que te has esforzado.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital