El negocio millonario de Mexicana que nadie conoce

dario plantilla

Mañana se cumplen siete años que Mexicana de Aviación dejó de volar tras ser declarada en concurso mercantil, mediante la sentencia emitida por el Juzgado Décimo Primero de Distrito en Materia Civil del DF.

Pero lo que pocos saben es que después de seis meses se consolidó un jugoso negocio entre la cúpula de la extinta aerolínea y Borderless, una empresa de Fernando Ramos Casas.

El 18 de marzo de 2011, esta compañía firmó un contrato con la aerolínea para operar los recintos fiscalizados 17 y 18 de la Aduana del AICM. Mexicana obtuvo de la Dirección General de Aduanas el permiso para operar estas instalaciones mediante el oficio 301-6932 desde el 2 de agosto de 1990.

Borderless se encargaría de “apoyar” la prestación de servicios de manejo, custodia y almacenaje de mercancías de comercio exterior en las instalaciones, pero jamás se informó cuánto dinero recibirían por esta negociación los más de ocho mil trabajadores que perdieron su empleo al momento de la quiebra.

La alianza entre ambas jamás debió consumarse, ya que el punto Quinto resolutivo del oficio 326-SAT-30813 de fecha 27 de mayo de 2005, indica que se procederá a la revocación o cancelación de la concesión cuando se actualice alguno de los supuestos previstos en el artículo 144-A de la Ley Aduanera.

Este apartado señala que cuando se declare por autoridad competente la quiebra o suspensión de pagos del titular de la autorización, en este caso Mexicana de Aviación, el SAT que hoy encabeza Osvaldo Santín podrá revocar las concesiones o cancelar las autorizaciones otorgadas.

Pero este acuerdo tiene una historia oscura, ya que fue promovido por el entonces conciliador y administrador del concurso mercantil de Mexicana de Aviación, Gerardo Badín, quien logró que no fuera revocado el permiso para la operación de los recintos fiscalizados.

Badín consiguió que el el Juzgado Décimo Primero de Distrito en Materia Civil del DF, encabezado por el famosísimo Felipe Consuelo Soto, en resolución del 2 de abril de 2014 se mantuviera inalterable el permiso a favor de Borderless de Ramos Casas.

Los buenos oficios del conciliador permitieron otra maniobra interesante para manejar estos recintos, al alcanzar el apoyo del interventor de Bancomext, ASA y el AICM, para que Mexicana adquiriera el 70% de Borderless Aircargo, a un precio de mil 500 pesos.

La transacción se consumó desde el 18 de marzo de 2011 y siempre fue vista por propiuos y extraños como en una compra inusitada y sospechosa para el momento y opacidad que vivía la malograda aerolínea.

En un escrito dirigido a la Secretaría de Hacienda, entonces al mando de José Antonio Meade, el representante de Borderless, Diego González Luna, solicitó la modificación del titular de la concesión. Esta se presentó después que el Juzgado declaró la quiebra de Mexicana de Aviación

En el oficio dirigido a Hacienda se solicita a la Administración General de Aduanas permitir que Borderless se encargara de operar los dos recintos, siempre y cuando se modificara el permiso y la prorroga a nombre de la empresa que conduce Fernando Ramos Casas.

Hoy la aerolínea que llevó a la quiebra Gastón Azcárraga está declarada en quiebra, por lo que las autoridades deberían recuperar la concesión de estos recintos, licitar las instalaciones y entregar el dinero a Hacienda, otra vez bajo la férula de Meade.

El precandidato presidencial tendría una gran oportunidad de regresarle la sonrisa a miles de ex trabajadores de Mexicana que perdieron su fuente de empleo y no saben nada de este millonario negocio que se hizo a sus espaldas y que vuelven a dejar mal pareado al conciliador Badín.

NEGOCIO REDONDO

Para el secretario de Agricultura, José Calzada, el campo mexicano es una excelente opción para que los llamados millenials se conviertan en empresarios y hagan buenos negocios. El queretano y también suspirante a la candidatura para “la grande” dice a todo el que lo quiera oir que la demanda de alimentos en el mundo va a crecer 70% en los próximos 50 años. Y para enfrentar esta situación en la actualidad la Sagarpa desarrolla el programa “Arráigate”, en el que uno de los objetivos es apoyar a tecnificar y a equipar los procesos de producción, generando valor agregado para que los jóvenes del país se conviertan en empresarios del campo y regresen a sus comunidades. Calzada recién encabezó una reunión en la Fundación Colosio en la que conoció a un joven en Jalisco que sembró berrys en una hectárea y ganó 120 mil dólares por la primera cosecha. Si bien no es barato sembrar la planta dura 20 años. Para el funcionario se trata de un negocio redondo.

LLORENTE & CUENCA

Pues nada, una sola agencia de relaciones públicas presentó oferta en la licitación del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM). Se trató de Llorente & Cuenca, que encabeza Alejandro Romero, vapuleada por muchos que al final de cuentas ni siquiera entregaron postura al organismo dirigido por Héctor Flores Santana. Lo más ridículo de todo es que ahora nadie tiene de cliente a dicho consejo. Nadie tiene contrato. Ni siquiera Roberto Gaudeli, quien dice que la anterior directora, Lourdes Berho, no le adjudicó nada. Opacidad total.

 

Email:[email protected]


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital