Paso Exprés: sigue la duda

paso exprés sigue la duda

A casi cuatro semanas de la tragedia ocurrida en el llamado Paso Exprés, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), que comanda Gerardo Ruiz Esparza, no acaba de dar explicaciones claras por lo que cada quién saca sus conclusiones.

Del rompecabezas de información que se ha ido dando a conocer a cuentagotas, muchas veces de manera contradictoria, lo único que queda claro son los siguientes hechos.

Hubo una terrible negligencia de las autoridades que pudieron prever, por lo menos tres semanas antes, que se avecinaba un problema; fueron incluso alertados por los vecinos, pero no actuaron como debieron. Por otro lado, no se queda atrás el fallido rescate de Protección Civil de Morelos.

El proyecto original a cargo de Banobras, dirigido entonces por Alfredo del Mazo Maza, fue modificado considerablemente por la propia SCT, especialmente en el lugar del socavón.

Según datos publicados en un micrositio del INAI, la dependencia formalizó tres contratos por 15.6 millones de pesos para proyectos, además de lo pagado a la Coordinadora de Proyecto SACC Ingeniería, cuyo contrato creció de 38.6 a 62.8 millones de pesos, para cubrir precisamente las adecuaciones de proyecto.

En dicho micrositio también aparecen siete contratos de temas relacionados con la liberación del derecho de vía por un total de 76.7 millones de pesos. Se ha dicho que justamente la dificultad de regularizar el derecho de vía implicó la necesidad de modificar el proyecto.

Además de la Coordinación de Proyecto durante la obra se contrató a Desarrollo de Ingeniería Civil y Tecnología, como supervisión externa; es decir, los encargados de cerciorarse que el proyecto (final) y la calidad de la obra se cumpliera a cabalidad.

El contrato de obra de Aldesa y Epccor creció de mil 45.9 a mil 796.6 millones de pesos. La SCT no lo explica bien, pero esto se debe principalmente a los trabajos extraordinarios de los proyectos modificados, que es la estrategia común de las constructoras para recuperarse de haber ganado un concurso con precios no remunerativos.

Además de la supervisión externa, la SCT otorgó un contrato por 10.2 millones de pesos a Desarrollo Integral y Productividad Empresarial, para la verificación de la calidad de la obra.

En total, la SCT tiene declarados 18 contratos por un monto de dos mil 16.7 millones de pesos, entre obra, coordinación, supervisión, verificación de calidad, derecho de vía, dstudios y Proyectos, testigo social y hasta lonas informativas.

¿No hubiera sido más sencillo para la SCT desde un principio haber dicho que licitaron con un proyecto que luego fue modificado, especialmente para adecuarlo a un número mayor de carriles y ajustado al derecho de vía que se iba consiguiendo, y que esto es lo que implicó un sobrecosto tan importante en el monto de la obra?

Claro que nada de esto explica la negligencia con la que actuaron las autoridades federales y estatales una vez que se presentó el problema.

RUBIN IMPULSA

El que anda muy activo estrechando lazos con los estados del país es Larry Rubin. Al representante en México del Partido Republicano de Estados Unidos se le ha visto últimamente muy cerca del equipo y del propio gobernador de Hidalgo, Omar Fayad. Como ya le hemos platicado, dicha entidad arrancó hace casi ya un año una intensa estrategia para jalar inversiones de todo el mundo. Rubin ha estado en contacto con el secretario de Desarrollo Económico, José Luis Romo, quien le ha planteado el proceso de diversificación de actividades como puntal para atraer nuevos capitales. Rubin, cuyo nombre se baraja en la Casa Blanca para ser embajador del gobierno de Donald Trump en nuestro país, irá en breve a la Unión Americana a seguir con su labor de cabildeo, entre la que destacan precisamente relaciones con gobernadores como Fayad y su interacción como testigo de lo que en materia de seguridad e inversiones hacen administraciones como la de Hidalgo.

NUEVO BOSQUE

Un millón 200 mil árboles que significaron la recuperación de mil 147 hectáreas en el Ajusco fueron sembrados en la jornada del pasado domingo que encabezaron Ninfa Salinas Sada, directo de Grupo Dragón, y Benjamín Salinas, CEO de TV Azteca. A lo largo de 15 años el Grupo Salinas ha plantado más de 6.3 millones de árboles con la ayuda de casi dos y medio millones de voluntarios. En ésta, que fue la décimo quinta edición de la iniciativa “Un Nuevo Bosque” para crear conciencia en las familias mexicanas y contribuir así al cuidado del medio ambiente, se plantaron especies endémicas propias de cada región del territorio nacional donde se realizó la siembra de árboles. De acuerdo con datos de la Comisión Nacional Forestal, cuyo titular, Jorge Rescala Pérez, que también participó en la jornada en el Ajusco, como resultado de esta iniciativa, en los años recientes se han recuperado más de seis mil hectáreas.

 

Email:[email protected]

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital