Pioneros, los héroes enamorados de Cancún

pioneros, los héroes enamorados de cancún4

Este paraíso tiene varias historias de heroicidad, y no únicamente en el aspecto social, cultural, policíaco o político, sino también en el deportivo

Los héroes son de carne y hueso, no únicamente forman parte de los cuentos, el misticismo y la ciencia ficción. Este es el caso de un grupo de personas que en diferentes años llegaron a la ciudad a jugar futbol profesional en un equipo que en los ochentas veía su primera luz y empezaba a construir un sueño.

Pioneros de Cancún, el verdadero equipo del pueblo, los colores del cancunense que entre los ochentas y noventas llegó para quedarse, es realmente el club profesional que ha marcado historia no sólo en la plaza sino también en el estado.

Y los constructores de ese éxito fueron una camada de jugadores que en diferentes años llegaron a enfundarse la playera pionera y dar lo mejor de sí, tanto en el antiguo estadio olímpico, como en el Cancún 86, y como aún lo siguen haciendo, por diversión y camaradería, en el Andrés Quintana Roo y otros escenarios de la península.

Fernando Cruz ‘Pichardo’, Jorge Licona, Narciso Morales, Daniel Moguel, Gabriel Ballesteros, Jesús Martínez ‘Chinchay’, Arturo Córdova, Ángel Marín, Enrique Vela, José Guillén, Salvador Reséndiz, Cuauhtémoc Domínguez, Alfonso Rodríguez, Ángel Marín, Genaro López, ‘Chino’ Segura, Víctor Ramírez, entre otros, son parte de esa rica historia del futbol profesional en Quintana Roo. Mencionarlos a todos sería lo justo y correcto, pero el espacio resultaría insuficiente.

El legado de Pioneros debía tener un guía, y el yugoslavo Tihomir Jelisavcic ‘Tiko’ fue el hombre que llegó para quedarse y literalmente, morir en el estado, dejando su huella en el futbol como entrenador, padre, guía e instructor de un grupo de muchachos talentosos.
“Tiko fue todo un personaje, un hombre que tenía su propio estilo para dirigir”, comentó Arturo Córdova, el fino defensa lateral que en 1985 llegó a las filas de Pioneros. “La calidad de vida de Cancún, su desarrollo y mantener un trabajo ligado con el futbol me invitaron para que me quedara”, comentó.

Un año después de Arturo, llegó a Cancún Cuauhtémoc Domínguez, mediocampista de mucha entrega y que recuerda con nostalgia aquellos grandes duelos contra Venados de Yucatán y Chetumal. “Nuestros rivales por la zona eran Chetumal y Venados, aunque también por ahí tuvimos juegos inolvidables ante Potros Atlante, Texcoco y León”, menciona.

Quien llegó un poco después a Pioneros fue Salvador Reséndiz, en 1990; un mediocampista que sabía distribuir el juego, y que como Arturo y Cuauhtémoc, arribó al paraíso para quedarse a vivir en él. “El amor por mi esposa y por la ciudad, una ciudad muy bonita, en donde se vive bien, fueron motivos suficientes para establecerme en Cancún”, menciona.

LAS ANÉCDOTAS

pioneros, los héroes enamorados de cancún3

Arturo Córdova, Cuauhtémoc Domínguez, Salvador Reséndiz y Alfonso Rodríguez se reunieron para rememorar aquella época llena de anécdotas, momentos de triunfo y difíciles también, con Pioneros.

En la cita hubo risas, pasión para comentar lo que siguen disfrutando el futbol, y reiterar su compromiso para continuar apoyando a Pioneros y con la esperanza de que la afición por el ‘club del pueblo’, de la gente de Cancún, no decaiga.pioneros, los héroes enamorados de cancún2

Entre los grandes recuerdos, citaron la semifinal perdida con Pachuca; una goleada que le propinaron de visita al Atlante que alineó a Luis Miguel Salvador, Guillermo Cantú y ‘El Profe’ Cruz, entre otros, así como un marcador de espanto en León, cuando el equipo estaba desmoralizado y preocupado porque Cancún acababa de sufrir el paso del huracán Gilberto.
Todos coincidieron en que las diferentes generaciones que tuvo Pioneros en los ochenta y noventa son como una familia que, hoy en día, se sigue emocionando con los resultados del equipo. “Pioneros es parte del futbol, de nuestras vidas, somos una hermandad de diferentes edades, pero todos ligados con esta institución”, explica Cuauhtémoc Domínguez, quien agrega que los lazos entre los jugadores se dieron con la propia convivencia que había dentro del club: “Convivíamos y viajábamos mucho. El futbol nos dio, nos gustó y además nos pagaban por jugar”, cita con marcada sonrisa.

Para ellos es imposible olvidar los aplausos de la gente en el estadio, ya sea a quienes les tocó el Olímpico o el Cancún 86, tiempos en los que la entrada se cobraba y se llenaban las gradas. Los largos viajes les tocó hacer por carretera hasta Ciudad Victoria (no había vuelos por ser uno de enero) y Oaxaca, también son parte de los comentarios de la mesa, viajes en
promedio de 36 horas.

LA ACTUALIDAD

Para ellos, Pioneros poco a poco ha ido perdiendo identidad, situación en la que también ha influido la presencia del Atlante en la plaza, lo cual no significa que el equipo no le importe a la gente que nació en Cancún, o que llegó y se quedó a verlos jugar en el Cancún 86. “El estadio por eso se construyó en la zona de la prolongación de la Tulum, porque ahí estaba toda la afición, ahí estaba la vida de Cancún en los ochenta”, recuerda Arturo Córdova.

JUEGOS DE RECUERDO

pioneros, los héroes enamorados de cancún1

Recientemente, Pioneros se enfrentó a Yucatán en dos partidos en el estadio ‘Andrés Quintana Roo’, donde los resultados (1-0 Pioneros y 1-1) fueron lo de menos, ya que lo que importó es la convivencia.

  • La historia no termina ahí porque preparan más juegos, ahora en Mérida y posiblemente en Ticul, también en Yucatán.
  • Han pasado los años, pero los recuerdos aún perduran en los jugadores, quienes saben que lo dieron todo por un equipo al cual siguen amando hasta la muerte.
  • “Pioneros lo ha sido todo para nosotros y seguiremos pendientes de los partidos y de las nuevas generaciones hasta que ya no estemos aquí”, concluyó Arturo Córdova.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital