PRIMER RAYO DEL SOL, ISLA MUJERES

PRIMER RAYO DEL SOL, ISLA MUJERES

Processed with VSCOcam with f2 preset

Isla mujeres es más que playas afrodisiacas o un clima perfecto para el encuentro de piratas y pescadores. Hay tradiciones, unas más modernas que otras, pero al final, terminan siendo parte de la cultura de los que viven ahí y fascinan a quienes los visitan y las viven en carne propia.

Tan sólo el llegar a la isla es una verdadera travesía, el oleaje golpea suavemente el costado del barco, lo que da la sensación de estar en sintonía con el mar. La sensación de libertad se apodera de quien monte el mar Caribe que divide a Cancún y esta isla. Aquí te conectas de verdad con la naturaleza.

En la noche, el ambiente de Isla Mujeres cambia por completo, en el aire se respira pura fiesta, las luces del centro se encienden, y un tumulto de voces se escuchan; es la hora de alistarse y salir a la plaza. Es año nuevo, 2016. Todos se reúnen y convierten el gris crepúsculo en una armoniosa combinación de colores, olores, sabores y texturas; los bares con música en vivo se llenan, las familias montan sus mesas con hieleras llenas de promesas y metas por cumplir, en la plaza principal, frente al palacio municipal, la capilla de la Inmaculada Concepción, y encarando un escenario que pintara de notas divertidas la víspera del año nuevo. Las risas y bromas se escuchan en cada rincón de esta parte de la isla, punto de encuentro para chicos y grandes, extranjeros y nacionales. Este es el verdadero corazón de Isla Mujeres, un lugar que de día trabaja y de noche celebra la vida.

Processed with VSCOcam with f2 preset

Sidras, cervezas, licores y un olor a uva desprenden los alientos de los isleños y de los que fueron llamados a esta celebración que reúne a todos y deja las calles vacías del resto de la isla. La noche avanza conforme la música y los bailes van subiendo de ritmo, unas cuantas botellas rotas, peleas quizá, amenazan acabar con el festejo, pero no se compara en nada con las ganas que tiene la gente de divertirse, de recibir al señor astro, el sol.

Conforme el cielo se torna un poco más claro, montan sus mesas y hieleras en sus carritos de golf, en motos, incluso unos las cargan caminando y en una especie de procesión de coches, ebrios, niños y personas vestidas de blanco, se dirigen a Punta Sur, donde toca el primer rayo del sol en México.

Ver el amanecer de un nuevo año aquí es una experiencia única, hay personas vestidas de manta que van a hacer yoga y meditar, un padre oficia una misa, los más jóvenes fuman un cigarro, unos cuantos sólo van porque sí; pero todos tienen una razón por la cual estar sobre aquel barranco que tiene como telón el Mar Caribe: ser tocados por “ese” primer rayo, sentir el calor y la esperanza de un nuevo año; agradecer a la vida, por un nuevo día y un año más, mientras la calidez del sol toca los rostros cansados, verdes por no dormir. Con el viento en tu rostro, el olor a sal y la dulzura de las plantas marinas que crecen en la arena, te das cuenta lo mucho que has crecido, cómo una cana se convirtió en muchas, cómo una ligera arruga en los ojos se convirtió en unos raíces de árbol milenario.

Processed with VSCOcam with g3 preset

Esta es la magia de Isla Mujeres, aquí empiezan las promesas y deseos de todo México, aquí empieza el año nuevo y se renueva la vida.


Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital