Ricardo Anaya: Matar, morir o dejarla pasar

loret plantilla

 

No hay nada más desprestigiado en política que incumplir con la palabra y traicionar. En el gobierno federal acusan justo de eso a Ricardo Anaya, el dirigente nacional del PAN.

El dirigente nacional del PAN tiene irritada a la cúpula del poder federal. ¿Cuál es su lectura? Que la administración Peña Nieto ayudó a encumbrar a Anaya, le dio trato de interlocutor favorito entre los panistas, cosa que le permitió afianzarse en el partido, y llegó a acuerdos con él que luego él violó, particularmente durante y después de la elección en el Estado de México.

Si bien Anaya tiene esa mala fama de traidor entre varios sectores, su versión es otra: el trato que dio el gobierno federal a Josefina Vázquez Mota, que tras un consistente golpeteo logró bajarla del primero al cuarto lugar en esa contienda, no era lo que se había acordado. Lo que se había acordado era que el enemigo común era Morena. Y encima le jugaron chueco en Coahuila.

Quién tiene la razón en este pleito no es lo central de esta columna, sino los efectos de este pleito en la sucesión 2018:

Luce como que Ricardo Anaya tiene tal control de la estructuras de su partido que si quiere, él puede ser el candidato presidencial. Además, trabaja en la construcción de un Frente opositor de entrada PAN-PRD y quizá hasta Movimiento Ciudadano y el Verde.

Al Frente suele evaluársele en función de quién podría ser su abanderado presidencial. Y como ninguno de los que podrían ser sale puntero en las encuestas, no se le da el peso adecuado. Pero al Frente hay que evaluarlo en función de lo rentable que resulta a nivel estatal. El mismo día que se elige presidente, se someten a renovación también nueve gubernaturas. En todas, una alianza del PAN con otro de estos partidos es clave. Para el PAN, el Frente tiene sentido electoral en Puebla, Veracruz, Yucatán y Guanajuato. Para el PRD, es estratégico en la Ciudad de México, Morelos y Tabasco. Para el Verde en Chiapas y para MC puede afianzarle el sueño de ganar Jalisco.

Para los gobernadores actuales es muy atractivo un Frente que mejore las perspectivas de ganar sus sucesiones. Y estas nueve gubernaturas son un tercio del padrón electoral nacional. Eso pone en la pelea a quien sea el candidato presidencial del Frente.

La pregunta es quién. Y en ese quién le toca buena mano a Anaya.

En la búsqueda del triunfo, sea o no él candidato, ¿Anaya buscará que el Frente ataque a López Obrador (como había sido el acuerdo en el Estado de México) o se lanzará primero contra el PRI (fruto del pleito con Los Pinos)? Y ojo, si la candidatura del frente queda en manos de alguien que no vaya a subir en el gusto del público, López Obrador se lleva todos los votos anti-PRI.

Por eso parece que Ricardo Anaya, en buena medida, aún es dueño de su propio destino.

SACIAMORBOS

Tiene edad para dejarla pasar y buscarla luego, pero los políticos, como los tiburones, cuando huelen la sangre es muy muy, muy difícil que no peguen el mordisco. Y él ya olfateó la silla.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital