Come bien, huele bien

come bien, huele bien

Con información de Muy interesante

Si no quieres ahuyentar a tus semejantes, toma nota de estas recomendaciones alimenticias

Eres lo que comes y también Hueles a lo que comes sería el complemento perfecto a esta famosa frase. Las decisiones alimentarias que tomamos día a día hablan por nosotros. La culpa la tienen, sobre todo, los llamados compuestos sulfurados volátiles (CSV). Se trata de sustancias químicas que contienen carbono, se transforman con facilidad en vapores o gases y están presentes en alimentos como el ajo, la cebolla, el brócoli, el queso curado o la coliflor. El mal olor puede verse multiplicado si se toman picantes, alcohol o alimentos hipercalóricos y procesados porque contribuyen al aumento de la sudoración.

Si a la dieta habitual se añaden muchos carbohidratos, el aroma repulsivo está casi asegurado, lo que, según un grupo de científicos del departamento de Psicología Universidad Macquarie (Australia) dirigido por la investigadora Andrea Zúñiga, incluso puede arruinar una conquista amorosa. En un análisis sobre el sudor de las axilas de los hombres y su efecto en las mujeres se comprobó que la pasta, los dulces y los refrescos las ahuyentaba, mientras que el que se exhala después de haber comido frutas y verduras las agradaba mucho más.

Su estudio, publicado hace unos meses por la revista Evolution & Human Behavior, se realizó con mujeres no fumadoras de entre 18 y 30 años, que clasificaron el aroma generado por los varones más ‘veganos’ como “floral, afrutado, dulce y medicinal”. Una de las señales indicativas de que los hombres voluntarios se inclinaban por los alimentos de origen vegetal fue el color de su piel, más amarillento o anaranjado por la presencia de carotenoides, un pigmento natural abundante en las frutas y verduras.


Artículos Recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital