SIN ADVERSARIO NO HAY CAMPAÑA

SIN ADVERSARIO NO HAY CAMPAÑA

carlos jo8

Por: Ileen Colín del Río

Mientras el PRI en Quintana Roo sigue haciéndose del rogar por elegir al abanderado de “la continuidad” del trabajo del gobernador Roberto Borge, el día de ayer la coalición PAN–PRD definió su estrategia en esta batalla electoral: sacar al PRI de este estado.

Ya muchas veces hemos escuchado esta frase –sobre todo en el 2000 con Fox-, pero en este contexto retoma singular importancia. Quintana Roo es actualmente el estado más endeudado de la República Mexicana con más de 25 mil millones de pesos de deuda pública. Si lo dividiéramos entre cada uno de sus habitantes, son más de 16 mil pesos lo que debemos, por persona. Esto, sumado al autoritarismo de una clase política joven que no supo –ni quiso- repartir entre sus habitantes los beneficios generados de uno de los estados más prósperos del país; propiciaron la gota que ya derramó el vaso: la búsqueda de alternancia.

Si bien las campañas políticas siempre navegan entre dos aguas: la de la opinión pública y la de la opinión publicada; sabemos que en Quintana Roo pocos son los medios en donde se permite criticar u opinar sobre el trabajo del actual gobernador, por lo que en este estado, lamentablemente, el peso fuerte lo tiene la opinión “ya consensuada”. En este margen de “unidad”, poco nos enteramos de lo que se sale del renglón bien delimitado.

Sin embargo, les cuento que el día de ayer, 29 de febrero, este “día extra” que nos regala este año bisiesto, presencié el comienzo latente de las precampañas en Quintana Roo con el arranque de la coalición PAN–PRD. Ante miles de personas se pronunciaron Agustín Basave, el dirigente nacional del PRD; Ricardo Anaya, el dirigente nacional del PAN; acompañando a Carlos Joaquín y su familia. El mensaje fue claro y contundente… esta coalición se ha vuelto el único adversario del PRI.

“Carlos, el PRI se acordará de ti”, fue una de las frases que gritaban a coro todos los simpatizantes y militantes de los dos partidos. He de confesarles que admiré bastante el ingenio de las líderes por construir porras, pero ésta en particular me hizo llegar a una conclusión. Independientemente de lo que suceda de aquí al 5 de junio veo dos escenarios: en el primero si gana Carlos Joaquín, pasará automáticamente a la historia como aquel quién logró la alternancia partidista en Quintana Roo. En el segundo escenario, si se mantiene el PRI, pobre de aquel que lleve esa bandera de continuidad, porque no creo que este hartazgo ciudadano aguante otros seis años. En todo caso, Carlos Joaquín habrá sido el único adversario que ya le dio vida a las campañas políticas en estas elecciones.

Durante estos meses “habremos de tomar partido” por el mejor postor. En todo caso lo que no se ha dado cuenta el PRI -de este lado del país- en su ignorante autoritarismo, es que lo que realmente se está construyendo es mucho más que una oposición, es ya una red ciudadana. Ya no solamente es una persona la que decidió salirse del renglón y apostarle a la lucha contra un cambio. Ya somos muchas las que deseamos y trabajamos sin tapujos porque éste se logre. Lo que más valoramos los ciudadanos informados es que nos den el beneficio de la duda y forzosamente a raíz de un cuestionamiento, se tiene que hacer una elección.

Enhorabuena por el inicio de las precampañas.


Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital