Soft power

img 7235

La semana pasada estuve en Mérida, en una espectacular cena de 7 tiempos donde Julien Kozlowskyj -CEO de Cartier en nuestro país- presentó en privado lo más selecto de su alta joyería. Ahí, tuve el honor de compartir  mesa con la empresaria  Tere Cazola y con su hija Katy Barcelo, una guapa yucateca a quien seguramente recordarás, ya que por un tiempo vivió aquí en Cancún.

Amo las historias de mujeres como Tere Cazola, señoras que se atreven y sobresalen, de guerreras que luchan, no claudican y construyen una leyenda a base del tesón diario de su trabajo. Yo creo que todos los que vivimos en la Península de Yucatán hemos disfrutado de sus roscas brioche o de su pastel de fudge, ni qué decir de las hojaldritas, del pie de elote o de las bolitas de queso. Para mi ella es un ejemplo de soft power porque su éxito más grande, no es su empresa, sino la familia que ha formado. Si yo hubiera tenido una hija, quisiera que me viera como Katy mira a su mamá.

Obvio después de esa cena ya tengo en mi wish list una que otra sortija ¿verdad Mau Berber?

Stay at home dad o House husband

Este es el término con el que se se les denomina en Estados Unidos a los hombres que sacrifican su vida profesional, por el cuidado de los hijos.

Vivimos en una época donde nos ha tocado ver la evolución de las familias, donde ya empieza a ser común que sea la mujer quién se hace responsable del sustento económico de la casa y donde los hombres montan una oficina desde el hogar y ahí desarrollan algún tipo de empresa, producto o servicio.

Aquí en México cada vez es más común ver que son los papás quienes asisten a las juntas de la escuela o a las fiestas infantiles. Sobra decirte que si te acercas a la salida de una escuela, son bastantes los niños que se suben al coche manejado por su papá y no por su mamá. Eso en mis tiempos era raro, mi papá iba por nosotros al colegio únicamente si mi mamá estaba fuera de la ciudad, y sinceramente ni me lo imagino en una cita con las maestras o ayudándonos a hacer la tarea. La equidad de género nos lleva a esto, y a mucho más.

Yo por lo pronto aplaudo a las familias donde a mamá se le brindan las mismas oportunidades que a papá, familias donde los niños ven de forma natural que Hillary Clinton pueda ser la próxima presidenta de Estados Unidos o que ejecutivas como Carly Fiorina haya llegado a ser,  hace unos años, directora de Hewlett-Packard.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital