SOMOS CIUDADANOS

SOMOS CIUDADANOS

78ca727b-7d9f-484e-8ab7-bea79d624afd

Por Ileen Colín del Río

Mañana comienza la verdadera batalla por Quintana Roo y muy a tono quedan las sabias palabras de Octavio Paz cuando expresó que “las masas humanas más peligrosas son aquellas en cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo…. del miedo al cambio”.
La idea de cambio es ya un denominador común entre los quintanarroenses. ¿Por qué? Porque la alternancia de partidos es saludable y necesaria cuando el partido en turno (en este caso el PRI) ya abusó de la silla y del poder que conlleva.
Durante el último sexenio, bajo el mandato de Roberto Borge, para mantener su supervivencia política, el PRI basó su estrategia en distribuir los recursos públicos a fin de construir coaliciones y redes partidistas, o sea, generar “voto duro” que pudiera garantizar su triunfo en las elecciones este año. El dinero y los beneficios no llegaron a la población en general, pues solo se apremió a los liderazgos registrados en ese partido y el Partido Verde. De ahí que el año pasado se habló del escándalo en Sedesol con Fabián Vallado.
¿Cómo se puede competir con un gobierno que ha utilizado los recursos públicos para su propio beneficio? En donde el despilfarre ha sido en beneficio de unos cuantos (aproximadamente 200 mil votantes que hicieron ganar a nuestro actual gobernador) y no de los habitantes en general (1 millón 600 mil quintanarroenses).
Básicamente se necesitan 200 mil ciudadanos que quieran un cambio. Que deseen algo mejor por Quintana Roo. Ese deseo, no solamente se reflejará el 5 de junio, si no en una construcción de un verdadero proyecto ciudadano que por lo menos duraría 6 años.
Después de lo sucedido ante el registro de Carlos Joaquín, el pasado lunes, se percibe que la mayoría de quienes simpatizan con su proyecto son ciudadanos, y no son acarreados. Pues una gran gama de personas ni siquiera militan en un partido, pero creen en los valores que refleja ese proyecto y aunque no se habló mucho de eso en los medios de comunicación, fue un día emotivo y alegórico. Por lo mismo esta campaña será diferente. Una campaña en contraste con lo que Quintana Roo está acostumbrado a vivir por ser de tradición priista, pues ya conocemos bien el tono en que el tricolor suele encabezar campañas derrochadoras de recursos.
La receta del pastel para estas elecciones es sencilla y es la siguiente: los candidatos a través de sus propuestas ponen el molde, y los ciudadanos ponen los huevos (refiriéndonos a salir a votar el 5 de junio), todos los demás ingredientes son el propio contexto. El resultado del pastel que hornearemos durante los próximo 60 días dependerá si dejamos que se le eche pimienta (guerra sucia) o azúcar glass (argumentos con proyecciones reales).
¡No tengamos miedo ciudadanos! Pues recordemos, no somos acarreados. El miedo es para aquellos que deberán pasar factura…


Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital