TIME TO PUT THE FLOATIES AWAY!

TIME TO PUT THE FLOATIES AWAY!

Por Ana Hernández

En el Havana Lounge fue donde se  tomó la ultra twitteada foto de Peña Nieto con Kevin Spacey, pero el Hotel Nizuc, es mucho más que eso.

A las 12 del día del sábado, mi familia y yo hicimos check in, y al caminar por el lobby me pasó lo de siempre: quedé atónita, sin aliento, esto sucede cada vez que miro sus espejos de agua reflejando el mar Caribe.

El mayordomo que nos asignaron nos guió a nuestra garden pool villa, habitación que al recorrerla incita a no salir, a pensar que fuera de sus paredes no hallarás nada más tentador de lo que tienes dentro. Una regadera al aire libre, alberca de cantera  negra, closet de envidia y salita de uso común. El interiorismo es delicado, fino, con clase y arropado de techos tan altos que mi mente se debate entre dos opciones:

  1. Mi lado ermitaño de mujer solitaria, invitándome a no salir de ese paraíso terrenal.
  2. Convertirme en una turista en mi propia ciudad.

En las áreas comunes del hotel, identificas a lo lejos las sombrillas negras que delimitan la playa y la alberca,  justo ahí es donde te recomiendo pedir la hamburguesa de pulpo ¡es única!

Lo frío de los mojitos y las limonadas frappé me distraían  de Madame Bovary, el libro de Gustave Flaubert que me acompañó ese fin de semana, donde llegué a pensar, que si Emma, la protagonista hubiera conocido esta propiedad, seguramente hubiera hecho hasta lo imposible por instalarse —con o sin su esposo el doctor— en mi lugar, en la villa 502.

Ese mismo sábado a las 21:00hrs reservamos para cenar en el restaurante Indochine, donde el rey de esta familia ¾ mi sobrino Patricio de año y medio ¾ se portó de maravilla, y es que como no, si hasta a un bebé le impone el charm de este lugar.  Guardo en mi memoria el sabor del róbalo que me acabé, mismo que venía acompañado de vegetales verdes.

El domingo a las 10:00hrs desayunamos en el Café de la Playa, Jorge, Dany, Ale, Patricio, Margaret y yo, en la mesa convivieron con nuestra platica, los chilaquiles verdes y rojos, los omelettes  hechos a base de claras, los waffles y el  pan dulce, del que quisiera comerme de nuevo una canasta entera.

Posteriormente pasamos toda la mañana entre idas y venidas  de la alberca al kids club, donde mi sobrina Ale, aprendió a hacer unas pulseras en forma de búhos, mismas que ella nos regaló. Así, casi sin darnos cuenta disfrutamos de un domingo fuera de serie, hasta que llegó el momento de quitarle los floaties a Patricio y de empacar para el  check out.

Hoy, cierro los ojos y anhelo estarme asoleando en la alberca de adultos, la que está a un costado del restaurante La Punta, donde a pesar de la belleza de su deck de madera mi mente me traicionaba y me hacía pensar una, otra y otra vez en Kevin Spacey, es decir, en Frank Underwood, el personaje que él interpreta en la serie  House of Cards, soñaba con  eso y en su encuentro con Peña Nieto, el presidente de México, aquí en el Hotel Nizuc de Cancún.

P.d. 1 Si al igual que mi familia y yo, deseas hospedarte en el Nizuc resort & spa, simplemente navega www.nizuc.com

P.d. 2 Si has tenido el enorme infortunio de sacar a un niño de la alberca o del mar, entonces has sentido lo mismo que yo viví al hacer check out: angustia total y ganas de llorar porque no te quieres ir.


Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital