TLCAN a paso lento

dario plantilla

Al final del Segundo Round de negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), existen dos visiones de lo que ocurre en las 23 mesas de trabajo entre los gobiernos de Estados Unidos, Canadá y México.

La versión optimista, la que habla de que la ronda fue \exitosa\, la encabeza el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón, y no vale la pena ahondar en ello, sólo que hubo un ligero avance porque hay textos preliminares en Pymes, competitividad económica y servicios.

La otra cara de la moneda, la que se refiere a lo que ocurre realmente dentro de las mesas de trabajo, viene filtrada por funcionarios de los gobiernos de Donald Trump y Justin Trudeau.

Hasta ahora en 20 mesas de trabajo los avances son mínimos-mínimos: los tres gobiernos han manifestado de manera verbal lo que quieren lograr en términos generales y las posiciones expresadas están muy lejos de traducirse en un texto.

La voz cantante y sonante la lleva el equipo que encabeza Robert Lighthizer. Se espera que en el tercer round el jefe de la Oficina de Representación Comercial estadounidense presente textos para discusión, en base a dos criterios: el actual TLCAN y en los Objetivos de la Renegociación del NAFTA del 17 de julio pasado.

En el tema ambiental y laboral el equipo canadiense que lleva Christia Freeland puso por escrito lo que pretende lograr, y de entrada hubo encontronazo con México en el tema salarial y con Estados Unidos en el capítulo ambiental, ya que la administración Trump se está saliendo del Acuerdo de París para flexibilizar las normas para algunas industrias, como la acerera.

Sobre reglas de origen en la industria automotriz la posición de los tres países está dicha, pero no hay avances en un texto preliminar, porque las posiciones son antagónicas en los contenidos nacionales de autopartes y autos terminados.

Las brechas son muy amplias en comercio electrónico, solución de controversias y los servicios financieros, ésta última, ni siquiera abordada en esta segunda ronda de cinco días aquí en México.

Se sospecha en el sector privado que a pesar de los convenios de confidencialidad firmados entre el CCE y Economía, de Ildefonso Guajardo, los negociadores no están diciendo la verdad sobre los obstáculos y amenazas del equipo estadounidense.

Y que los dichos de Castañón son una cortina de humo que oculta la realidad. 

PEGA LA CORRUPCIÓN

Por cierto que durante los cinco días de renegociaciones del TLCAN que se realizaron en la Ciudad de México, un comentario recurrente en el equipo de Estados Unidos fue el alarmante avance de la corrupción en nuestro país. Hay quien afirmó que el gobierno de Enrique Peña Nieto está pasando a la historia como el más golpeado por este flagelo; de ahí que la mesa o capítulo que abarca los temas de transparencia, rendición de cuentas y combate a la impunidad, sean estratégicos en los próximos encuentros ministeriales. Y es que para Estados Unidos las compras gubernamentales son relevantes en el marco de este pacto trilateral modernizado. La administración de Donald Trump está muy atenta al desarrollo del Sistema Nacional Anticorrupción y la designación del fiscal anticorrupción.

DRAGADOS A UN TRIS

La última licitación de gran calado de Pemex en este sexenio ya está prácticamente definida. Si no sucede nada extraordinario, el 12 de septiembre la empresa dirigida por José Antonio González Anaya asignará al consorcio integrado por Avanzia, Dragados y Cobra el contrato de mil 200 millones de dólares. Nos referimos a los servicios de compresión de gas para la plataforma E-KU-A2 del activo Ku-Maloob-Zaap, que le decía hace unos días es el mayor productor del país y que se encuentra en la Sonda de Campeche. Las empresas forman parte del conglomerado ACS de Florentino Pérez, a la sazón dueño del Real Madrid. Los españoles dejaron en el camino a otros cuatro grupos que entregaron ofertas a la unidad Pemex Exploración y Producción, la que comanda Javier Hinojosa.

EN LA MIRA DE COFECE

En la pasada asamblea de la Asociación de Sobrecargos de Aviación (ASSA), donde se analizó el asunto del Contrato Colectivo de este gremio con Aeromar, la línea de Zvi Kartz, se decidió pedir una prórroga al emplazamiento a huelga. Pero algunos sobrecargos preocupados mencionaron que la empresa está en problemas y que podría caer en quebranto. Sin inmutarse, el líder de ese sindicato, Ricardo Del Valle, dijo que en caso de que la línea aérea dirigida por Andrés Fabre entrara en paro y dejara de volar, “yo ya negocié con Aeroméxico el pase automático para 80 sobrecargos”. ¿Y el resto de los empleados?  Al parecer el asunto no pasó inadvertido en la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), que preside Alejandra Palacios.

ADJUDICAN A LLORENTE

Al final la perseverancia y transparencia le rindió frutos a Llorente & Cuenca. Contra viento y marea la agencia que capitanea Alejandro Romero se alzó con la victoria en el Consejo de Promoción Turística de México (CPTM). Tras evaluarse los 22 requisitos el organismo dirigido por Héctor Flores le otorgó 98 puntos y le asignó la cuenta de relaciones públicas y de medios a la empresa hispana. Le platicaba que hasta 2015 mantuvo ese servicio. En ese año y 2016 compitió sin éxito. Ahora vuelve con nuevos bríos. A 80 millones de pesos asciende el contrato.

 

Email:[email protected]


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital