Trump: a tomarlo en serio

rs 208261 r1244 fea trump a sml

La amarga sensación que tiene el triunfo de Trump hace palidecer el ánimo de analizarlo. Con todo el pesimismo del mundo, creo que no hay gran cosa que hacer. Y ese pesimismo está basado en una idea básica: nuestro optimismo fue un error.

En un principio muchos nos burlamos de Trump. En lo personal no lo tomé en serio hasta que lo nominaron candidato. Aun así, no me pareció un peligro hasta que leí el angustiante artículo que Michael Moore publicó en su blog. En este espacio repliqué los argumentos de cineasta que se antojan proféticos a agua pasada, y que se convirtieron en el principal instrumento para entender por qué fue electo. Básicamente, el sueño americano ha muerto y los norteamericanos responsabilizan a los liberales, los políticos profesionales (“Washinton”, así, como va), las mujeres, los inmigrantes, los musulmanes, las feministas, los negros, los universitarios, los ricos, los pobres, los latinos, los sirios, y todos los no europeos caucásicos, porque las víctimas son precisamente los güeros de ascendencia europea, que empobrecidos por todos los anteriores, viven peor que sus abuelos rodeados de gente de color tostado y otros violadores y robaempleos.

La historia se repite por partida doble. La historia de un demagogo no es novedosa. No es diferente a todo lo que ha pasado antes. En absoluto. No debería causarnos sorpresa. Una vez tras otra políticos autoritarios y rabiosos han usado el sistema democrático con un amplio respaldo para minar su fundamento básico: la mayoría gobierna protegiendo a la minoría y ésta lucha legítimamente por ser mayoría, respetando las reglas y conduciéndose éticamente.

La historia de Trump ha pasado tantas veces que algo saco en claro: los que tanto le repetíamos a los norteamericanos que la historia se repite y que su ahora presidente electo es un fascista como Hitler, teníamos razón, pero no como de nuestro lado, sino el de ellos, porque eso era justamente lo que querían, que la historia se repitiera. Los que no entendimos que la historia se repite, fuimos nosotros, los que detestamos a Trump y la basura que trae tras de sí y no lo tomamos en serio hasta que fue muy tarde.

Ahora no nos queda sino tomárnoslo en serio.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital