UNOS JUNTOS Y OTROS BIEN REVUELTOS

UNOS JUNTOS Y OTROS BIEN REVUELTOS

IMG-20160220-WA0008

Por: Ileen Colín del Río

Ya están avanzando los procesos electorales en todo el país con precandidatos más definidos y en Quintana Roo “cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto cambiaron todas las preguntas”, como diría Mario Benedetti.

Aunque aparentemente todo está detenido, recordemos que en este oficio el tiempo se refleja en votos y mucho hay por hacer de aquí al día de elecciones. Parece que la estrategia del PRI, y la de la coalición PAN- PRD van en sentidos opuestos, aunque por ahí del 2 de abril cuando comience la campaña oficial a la gubernatura, se habrán de empalmar a lo que ya estamos acostumbrados entre “dimes y diretes”.

Por una parte, Carlos Joaquín ya es precandidato del PAN-PRD por la alianza “Quintana Roo Une por un Mejor Futuro”. Primero lo hizo ante el PRD, y ayer terminó por registrarse ante el PAN. Juntos, pero no revueltos. Con esa imagen se presentó esta unión de partidos. La sutileza de esta alianza radicará en ver con quién va en fórmula a nivel municipal y con quiénes al Congreso estatal. Pues ya con Carlos Joaquín como abanderado de la imagen de una posible alternancia al nivel de la gubernatura, tocará la segunda parte: dividirse el mapa electoral entre los blanquiazules y los amarillos. Aquí comienza la espera por saber los nombres y apellidos de quiénes lo acompañarán en su contienda.

En la otra esquina del ring, se percibe muy diferente el discurso entre los priistas quintanarroenses y los nacionales. Mientras personalidades como Manlio Fabio Beltrones se preocupan por dar la imagen tanto de recato, así como de acato al interior de su partido; los locales siguen vendiendo -y otros tantos comprando- pleito. Basta con leer un periódico local y uno nacional para ver la distinción.

En este lado de la contienda la historia empezó al revés, pues aquí ya se dividió el mapa electoral y la maquinaría priista está trabajando de forma “unida” por lo que mejor sabe hacer: hacia su partido y fiel a su color. Sin embargo, por más que los priistas quintanarroenses se quieran dar sus aires de grandeza, se nota el revoltijo que traen al interior. Si algo nos ha enseñado la historia, es que “hay soldados del PRI y del Presidente”, pues parece que muchos han olvidado que hace seis años el Poder Ejecutivo estaba en manos del PAN con Felipe Calderón al frente, y los estados simulaban virreinatos. El escenario era otro muy diferente al actual.

De este lado de la moneda los nombres van y vienen con rienda suelta para las 11 presidencias municipales y 15 de los diputados estatales. Ni se diga de los aspirantes a la gubernatura, pues entre todos están enfilados para marcar sus diferencias con tal de que uno sea nombrado “el candidato de unidad”. (A estas alturas el PRI en Quintana Roo podría ganar más votos con un reality show al mero estilo La Academia). Por lo que de esta lado seguimos a la espera de un solo nombre, pues con ese, se revelarán en automático los demás, y entonces, será visible la estrategia priista.

¿Quiénes acompañarán a Carlos Joaquín? ¿Quién será el gallo del PRI? Son algunas de las nuevas preguntas que siguen sin tener respuesta.


Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital