UnoTV-Telemundo, a otra cosa

dario plantilla

Una goliza fue la que le metieron TV Azteca, de Ricardo Salinas, y Televisa, de Emilio Azcárraga, a la dupla UnoTV de Carlos Slim y Telemundo, que preside César Conde, en pos de los derechos de transmisión de los partidos de futbol de la Selección de México durante los próximos ocho años.

El viernes se votó. Doce equipos a favor de las dos principales televisoras del país contra cuatro que apostaron por la nueva opción. De éstos últimos apunte al León, del ex socio de Slim, Jesús Martínez, el Monterrey, de FEMSA, que lleva José Antonio Fernández Carvajal, y los Tigres, de Alejandro Rodríguez.

También votó en contra Jesús López Chargoy, el de Lobos de Puebla, aunque horas después en conferencia de prensa terminó reconociendo que la propuesta que aceptó la Federación Mexicana de Futbol (Femexfut), que encabeza Decio de Maria, era mejor.

COMITÉ AUTÓNOMO

El asunto comenzó hace un año cuando los dueños de los equipos crearon el Comité de Comercialización. Se buscó que fuera una instancia independiente que recomendara lo mejor a la Asamblea de Dueños y a la propia Femexfut.

El Comité fue formado por los Pumas de la UNAM de Rodrigo Ares, el Santos del Laguna de Alejandro Irarragori, el Club Tijuana Xolos de Jorge Hank y Los Rayados del Monterrey de José González. El tema era que no tuvieran medios de comunicación para evitar conflictos.

El Comité votó 3 a 1 por la renovación del contrato a Televisa-TV Azteca logrando incluso pagaran tres veces más que hace ocho años. La propuesta de aquéllas se fincó en un piso y cuatro elementos adicionales que harían crecer los pagos incluso más allá de la oferta de UnoTV-Telemundo.

Los dueños de América Movil y la NBC pusieron en la mesa 260 millones de dólares por los derechos de transmisión en Estados Unidos para todas las plataformas, incluida la televisión abierta, y en streaming para México y el resto del mundo. Pero la oferta resultó muy incierta.

Los representantes de Slim y socios estadounidenses acompañaron su ofrecimiento con un descuento que nadie logró cuantificar, derivado del costo de producción de cada partido. Es decir, los 260 millones no eran tales, porque llevaban implícito un ajuste a la baja por cada evento.

UnoTV-Telemundo no esclareció cuánto descontaría de la producción de cada partido de futbol que trasmitiría de la Selección Mexicana, lo que metió ruido al Comité de Comercialización, a la mayoría de los dueños de los equipos y a la propia Femexfut.

PATROCINADORES

Un segundo tema que inclinó la balanza a favor de Azteca-Televisa fue la permanencia de los patrocinadores. El principal ingreso de la Selección Mexicana no son los derechos de transmisión, sino lo que aportan los patrocinadores oficiales. En ocho años pagaron a la Femexfut 500 millones de dólares.

Hablamos de Lala de Eduardo Tricio, Grupo Chedradui de José Antonio Chedraui, Visa de Luz Adriana Ramírez, Aeroméxico de Andrés Conesa, Jeep de Fiat-Chrysler de Bruno Catori, Coca-Cola de Manuel Arroyo y Citibanamex de Ernesto Torres Cantú.

Asimismo apunte a Izzi de Jean Paul Broc y a SKY de Alexandre Penna, ambas de Televisa de Emilio Azcárraga, y también Adidas que conduce aquí Pablo Lamo, todos patrocinadores oficiales que generaron 500 millones de dólares de ingresos al TRI en los últimos ocho años.

La oferta de Slim y compañía no garantizaba esas audiencias y supuso un desplome en los ingresos por patrocinios. Por ejemplo, en las Olimpiadas de Londres 2012 los canales 2,5,7 y 13 generaron a la Selección Nacional 56 millones de tele espectadores de acuerdo con mediciones de IBOPE.

Esta misma firma que conduce Roberto Vázquez, determinó que en las Olimpiadas de Río 2016 el Canal 22 y las cadenas deportivas Fox y ESPN apenas le acercaron al TRI una audiencia de 9.7 millones de personas, esto es cinco veces menos audiencia para le Femexfut.

PRIVATIZAR AL TRI

Otro aspecto que el Comité de Comercialización y los dueños analizaron fue la gratuidad de la Selección. UnoTV-Telemundo apostó por la transmisión de los partidos por televisión de paga y plataformas OTT en México, cosa que hace prohibitivo el acceso del contenido al gran público espectador.

Se puso de ejemplo el rotundo fracaso que fue el experimento de Jorge Vergara con los partidos del Guadalajara, cuyas transmisiones en televisión abierta tuvo que regresar a Televisa por lo inviable que fueron los canales de Chivas TV, Cinépolis y Claro, esta última curiosamente de Carlos Slim.

En síntesis, la propuesta de 260 millones de dólares de la nueva dupla era económicamente decreciente por el descuento por costos de producción por partido transmitido, ponía en riesgo los patrocinios porque no garantizaba audiencias y arriesgaba la gratuidad del TRI a las mayorías.

Y por si fuera poco todo lo anterior, UnoTV-Telemundo sorprendió a al Comité, a los dueños de los equipos y a la Femexfut porque su propuesta incluyó una extensión unilateral de seis meses más a los ocho años previstos originalmente en el contrato.

Tan marrullero resultó el planteamiento por el que muchos ahora se desgarran las vestiduras, que la Federación Mexicana de Futbol tuvo que pedir la opinión legal de un despacho de abogados externo para validarla y se ratificó que era altamente ambigua e incierta.

La oferta de Televisa-Azteca, de 200 millones de dólares, al final será incluso hasta mayor a los 260 millones de sus competidores por los cuatro elementos que la fortalecen: el pago del derecho de transmisión, la compartición de otros ingresos, otros premios y condonación de partidos.

Email:[email protected]


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital