Viene algo mejor, ya se van

viene algo mejor, ya se van

No puedes hacer una revolución para tener la democracia. Debes tener la democracia para hacer una revolución. Gilbert Keith Chesterton.

Quintana Roo ya ganó, su pueblo despertó, los electores decidieron forjar la democracia en el estado a pesar de tener un gobierno autoritario. Muchos hechos históricos se presentan día con día en el ámbito político, pero los triunfalismos no deben tener mucho espacio para el festejo, habrá que dar vuelta definitiva a la página del 5 de junio, y dejar la fiesta para otro día o quizás para otra generación.

Como lo dije en anteriores entregas, la gente en el poder vendería cara una derrota. Pero no es lo caro lo que alarma, sino lo vulgar. Recurriendo a recursos políticos de la más baja clase, como lo son las aprobaciones de última hora en el Congreso, hasta nombramientos de funcionarios públicos a modo para proteger y anticipar decisiones que no generen inminentes investigaciones.

Y no podría faltar el “año de hidalgo” –ese que arrasa con los recursos del gobierno– y lo peor, aprobar en el último trimestre empréstitos millonarios con bancos, para salir con todo lo que se pueda en la bolsa, cual “servidora doméstica” que se va de la casa llevándose hasta el papel de baño y quedando a deber en la tienda de la esquina a nombre de los patrones. Vaya talla política del gobierno saliente.

Como dije al inicio de esta entrega, Quintana Roo ya ganó. Hoy lo hace con una democracia tangible y más sólida que nunca. Enfoquémonos todos en el trabajo y dejemos que el tiempo ponga en su lugar a cada quien. Quintana Roo con democracia puede comenzar la reconstrucción después de este huracán, sabemos cómo hacerlo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Diseñado por Octopus Agencia de Marketing Digital